Visitas

miércoles, 20 de enero de 2010

San Sebastián, patrón de Motril


Y lo es desde 1523, pero tras la Guerra Civil, los herederos de la Memoria Histórica y la indolente población motrileña, lo ha maltratado hasta el punto de ser uno de los pocos lugares que tienen un patrón sin patrón, una imagen en el olvido, unos cimientos de su ermita que son monumento a la poca vergüenza y al poco tacto histórico de un Motril novelero, que a la primera de cambio, se hace carnavalero pero deja en el almacén de su recuerdo su pasado, su sello, su idiosincrasia y sus raíces.

Un triste lienzo encaramado a lo alto de la alta nave de la Iglesia Mayor es el único testimonio de un patrón olvidado. Llevo tantos años reclamando un poco de dignidad histórica entre los creyentes de este Motril, que creo perder el tiempo con esta entrada.

Pero aquí estás, Patrón perdido, en esta Alacena tuya que te defenderá y te rescatará, aunque sea una vez al año, del olvido ignominioso de los tuyos.

Cuando pienso que en este Motril de nuestras entretelas se puede arrojar a la basura cinco siglos de historia, me dan ganas de chuparme la caña de mi vida motrileña, y romper los panes de azúcar de las fábricas de mi infancia y vender los marjales de motrileñismo, que de todas maneras, allí acabarán en cuanto caigamos contagiados de esta indolencia, todos los que echamos savia en este feudo.

En primer término de esta foto, en el ángulo inferior izquierdo, la Ermita Patronal de San Sebastián Mártir, que nació a expensas de la Hermandad Sacramental de Motril en enero de 1523. Ante una pandemia que diezma la población, esta se encomienda a San Sebastián y promete un solemne voto a perpetuidad. Remitida justo al hacerse esta promesa al santo, es convertido en Patrón de la ciudad. El 25 de julio de 1936, la ermita y su patrimonio mueble es pasto de las llamas propiciadas por los republicanos motrileños. Hasta hoy, nadie se ha preocupado en recuperar devocionalmente una talla, adecentar (si no eregir) una ermita que recuerde a la primitiva, o simplemente, preocuparse por saber quién es su patrón.

A Manolo Terrón, Curro y Antonio González y Jose Prieto,
que compartieron conmigo el sueño de recuperar lo nuestro.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Repasa la Historia, hermano, que seguro que desde esa ermita del Patrón había fascistas disparando a los pobres obreros, o mejor aún, curas y seminaristas que disparaban, y claro, hubo que pegarle fuego (no dinamitarla).
Ten cuidado, a ver si con la Ley de la (Des)Memoria Histórica te censuran el blog.

Una pena que se "pierda" un patronzagco con tanta significación en otros puntos de la provincia, por ejemplo, El Padul.

Un abrazo, Santi.

Antonio dijo...

Gracias, Hermano.
Gracias por seguir recordando que hoy dia 20 es San Sebastian patrón de Motril. Y que sepas que mientras algunos motrileños sigamos peleando por mantener nuestra historia viva y nuestras tradiciones. Este dia seguira siendo recordado.
Un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

Ni ye-ye, ni ná... al final nos quedamos sin la imagen y sin el monumento... y mira que se portó bien D. Manuel Domínguez, entonces concejal de cultura. Escuchó y alentó a unos jovenes que intentaban recuperar la memoria que sus mayores habian olvidado.
Pero ni ye-ye....
Abrazos, David. Y no te vendas tan caro, jodio.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Ojú qué arte... Y que lo digas, hermano... Uno era ye-yé y otro era una joyita (ya saben que pueden verlo cuando les plazca. Está donde siempre)pero, de eso me quedo con el trato y la gentileza del concejal de cultura, posiblemente el último que ha tenido Motril, visto lo visto.

Un gran abrazo para ti.

J. Carlos Medina dijo...

Y ahora llego yo y la lio. ¿Y la curia que hace para revitalizar tambien a nuestro patrón? Sin quitarle ni un punto a lo que has escrito ya que tienes mas razón que un santo, que digo yo, que también habrá que poner en el punto de mira a la iglesia. Se supone que ellos,la iglesia, que tambien iglesia somos nosotros, pero ellos, tambien tendrán que promover el culto tanto a las distintas advocaciones como a santos y santas que pueblan el santoral.
Un abrazo y no trabajes tantos que dentro de cien años os veré a todos como me veo yo cada mañana.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Pero claro, para que la Curia haga algo, habrá que tener la mínima sensibilidad necesaria para, de un lado, saber quién es el Patrón (que muchos ni lo saben) y para, por supuesto, pedir esa cooperación. Me consta, nunca se ha elevado una sola voz pidiéndole algo a la Autoridad Eclesial. Es más, fue la Curia la que envió el cuadro del que hablo.

Oye, ¿cómo te ves cada mañana? ¿Te refieres a lo que ya no ves en donde ya no ves? ¿Es malo eso que ves cada mañana? ¿En vaso de tubo o de sidra?

Ojú, ojú, que ya a más de uno de los que han escrito por aquí comentarios, empieza a clarearnos el cartón. No te digo ná.