Visitas

viernes, 30 de enero de 2009

Para mis amigos comentaristas

ADIÓS NIÑO COPLERO
Ha llegado Febrero;
el rey de la alegría.

Ha llegado la fiesta;
la reina de la hipocresía.

Autores que se odian hasta el punto
de hipotecar sus almas,
amigos contra amigos,
legales contra charangas.

Chirigotas sobre comparsas,
los locutores y sus venganzas,
la humillación en los escenarios.

Gallinero contra cantantes,
las costureras contra los sastres,
las viejas glorias en los diarios.

Y cuarteteros contra coristas,
la capital contra la provincia.

Censura contra verdad,
todo el peso de un antifaz
contra un pobre chirigotero.

La envidia a flor de piel,
pasodobles contra cuplés,
copleros contra copleros.

Contra el jurado todo un pueblo,
por ir contra su conciencia.

El arte contra el dinero,
nadie contra la reventa.
La calle contra el Pregón,
quien ganó sobre quien perdió,
viejos contra la cantera.

Terminemos de reventar
esta gran casa de locos.

Ten, Febrero, compasión:
te los suplica este bufón
...apiádate de nosotros


“HA LLEGADO YA FEBRERO”
Comparsa La Niña de mis ojos. 2001
Antonio Martínez Ares

jueves, 29 de enero de 2009

Chirigota del Selu... Los Enteraos


Cuando estoy en la barra de un bar

y me pongo a charlar

nadie reconoce mi saber

Pero si me quito de enmedio

a la hora de pagar

todo el mundo me dice:

"Josééééé, no sabes tú ná".
Estribillo



Por si hay una pregunta en el aire

por si alguien tiene dudas, por ahí.

Si ves que no te aclaras,

si ves la cosas raras,

pa eso precisamente, estoy yo aquí.


Yo te puedo enseñar como se hace un tabique,

o el truco pa que el pulpo, se quede tierno

yo podía haber hecho, tantas cosas

por ponerte un ejemplo:


Dios hizo el mundo en seis días

yo lo hubiera hecho en dos.


El otro día el coche,

se me estropeó

lo llevé al taller

le dije al chaval

yo sé de qué es

pero quiero que tú me lo digas,

a ver si lo dices bien.


Y me dice él

esto va a ser del pistón

que roza el émbolo central

de detrás del cojinete

del cilindro de detrás

del cigueñal

y hace masa si lo tocas,

y le dije yo:

"me lo has quitao de la boca".


Yo tengo un amigo mío

que se cuida mucho

que está siempre en el gimnasio

lo come todo a la plancha,

no come nada de grasa,

se cuida tela el muchacho.


Sin embargo el otro día

yo no sé por qué sería

el chaval tuvo un desliz.

Lo ví comiéndose un

paquete de patatas

escondío en una esquina

y le dije: "te cogí".


Las papitas engordan

porque, tienen hidratos,

las papas hay que comerlas,

guisás, guisás, guisás.


La otra tarde vi llover,

del tirón pensé

esto es viento "el sur"

había mucha humedad

olía a bajamar

esto es viento "el sur".


Yo no sé, de predicciones

de isobaras,

de anticiclones,

sólo sé que hago "así",

plim, plim, plim, plim, plim

esto es viento "el sur".


Cuando llega la Declaración de Hacienda

to el mundo va buscando

pa que alguien se la haga.

La gente desde luego

que difícil lo ve to;

yo no voy a ningún lao,

yo me la hago yo.


Si esto es mu fácil

si esto no tiene nada

te voy a decir cómo se hace

pa que tú mismo la hagas.
Parte de la letra del Popurrí





miércoles, 28 de enero de 2009

Juan Carlos Aragón Becerra.

Tal vez sea porque la nueva fórmula del concurso, más largo, con más pases, obliga a los autores a guardarse ases en la manga y a conservar para las últimas fases lo mejor de su repertorio...
Tal vez, que hasta los genios tienen días, y ayer no fue el suyo.
Tal vez, que nos habíamos acostumbrado a tal nivel que lo de anoche nos dejó algo fríos.

Pero ni la música era la de Juan Carlos, ni la presentación ni el popurrí tuvieron el compromiso de otros años. Me sonó un tanto a "La Banda del Capitán Veneno" pero a lo derrotista. Fue una presentación huera, usada para explicar el tipo (qué pena, todo lo contrario a esos "Americanos" suyos de 2003) y un popurrí con los mismos recursos (repetición del inicio, poderío de voces, pero tan vacías como lo que cantaron los Carapapa con La Comparsa de Momo en 2008).

Los pasodobles flojos. Faltaba esa garra crítica, esa capacidad poética, esa apelación indiscutible a la metáfora que a veces complica lo que quiere decir. ¡Y qué visto está lo de usar a Ares!

Desde luego que no le falta razón al dicho; y sigo pensando que nos quedamos un poco huérfanos ese 2003, cuando cayó el telón y en las tablas se iban retirando "Calle de la Mar". Ese día nadie fue consciente que algo único se perdía. Cierto, la vida sigue y en estos 6 concursos (o mejor, cinco y el que se está viviendo) hemos oido genialidades firmadas por Tovar, por Martín, por Aragón o los Carapapa. Hemos hecho un clásico de "Lo que diga mi mujer" y nos rendimos al Cani de Carmona. Sí, todo eso es verdad, pero en el instante en el que Antonio Martínez Ares nos dijo adiós, no nos dimos cuenta que el Carnaval sería distinto.

Yo me enteré anoche, mientras me seguía preguntando que se tarda mucho en montar los forillos de cada agrupación, mientras Canal Sur Radio perdía un tanto las formas, y se apelaba en exceso al "notario", a las "venenciadoras senior de Jerez", y a la noche de hambre en "Dublín". Mientras Manzorro y Pedreño, Lacabe y López se desgañitaban en chistes que los hubo más inspirados en la "radio de todos" (se ve que anoche las musas le fallaron a los autores y a los comunicadores), y salía la esperada, la anhelada comparsa. Mientras, Quiñones había dejado un ben sabor; mientras Mari Pepa Marzo describía los tipos, la presentación me sonaba bastante a lo cantado otros años...
Mientras todo eso pasaba, me di cuenta, ya de madrugada, que al Concurso del Falla, el teatro que de enero a febrero se convierte en "La niña de mis ojos", le hace falta una "Revolución", necesita que una "Ventolera" traiga a "Los Piratas", a los "Templarios" con agallas para cambiar un poco todo esto, y que encontremos definitivamente, esa "Calle de la mar" de lo bien hecho, porque o mucho cambia el concurso, se esconden mejores letras, y en próximas fases Aragón nos da una sorpresa, o cantaré aquello de 1998:

"Dicen los muy entendidos
que se muere la comparsa..."

Tienen razón mis hermanos los Morente: "desde que se fue Ares..."

martes, 27 de enero de 2009

Un año esperando

Martes 27 de enero de 2009

Función De Noche 20:30


-Coro La Jarca De Manue
-Chirigota Este Año Nos Salimos
-Comparsa La Imposible Fabrica De Los Sueños
-Cuarteto Sin Previo Aviso; Los Del Paraiso
-Comparsa - La Pensadora Gaditana
-Chirigota Cuadro Flamenco Al Pan, Pan Y Albino, Vino
-Comparsa "Los Comparsistas Se La Dan De Artistas"
-Chirigota Los Bienparecios
-Comparsa - Los Partitura
-Chirigota Los Repartidores De Tortas

JUAN CARLOS ARAGÓN BECERRA VUELVE AL FALLA...
VUELVE LA POESÍA CANTADA AL CARNAVAL DE CÁDIZ

sábado, 24 de enero de 2009

viernes, 23 de enero de 2009

Con la cutrez por bandera

Hace años, este que suscribe fue inmensamente criticado por su especial empatía hacia las manifestaciones artísticas emanentes de lo cofrade en Motril. Desde un principio, reclamé un giro absoluto en la concepción patrimonial de la ciudad, muy especialmente en la percepción crítica de los cofrades motrileños respecto del ornato de sus cortejos, y por supuesto, llegado el caso (y sin menoscabo de ningún sentimiento religioso) hasta de la valía de las propias Imágenes Titulares.
Hoy, releyendo el Blog de Jesús Ortiz (y su Quinta Columna recomendada en los enlaces de la derecha) me ha resultado absolutamente certero el españolísimo dicho aquel de: "el tiempo da la razón". Y si ya de por sí uno entendió que verdaderamente no andaba muy desencaminado (recuerdo las chanzas que proliferaban, sobre lo "juanmanuelino") ahora me resulta digno de rectificar por parte de aquellos que empuñaron la bandera de la catetez (que no de la humildad, que no de la sencillez, que no de la "buena fe") ironizando sobre las preocupaciones de este que suscribe sobre la estética cofrade de Motril y su invariablemente necesidad de mejora.
Este será el año en que Granada y Motril vayan conjuntamente al innecesario FITUR, vendiendo las excelencias de uno y otro. Seamos serios; Motril acude en calidad de mendigo, a la espera de que una de las ciudades más visitadas de Europa, con el complejo artístico que recibe mayor visitantes de España, con los dos museos más visitados de Andalucía, y destino del turismo deportivo de la nieve (cuatro, cuatro metros ya de espesor en algunas zonas) a pesar de que Sierra Nevada es del término municipal de Monachil, deje unos pocos de turistas, por aquello de que es el puerto más próximo a la Alhambra. Pero lo que resulta indignante, y no sin razón, para Jesús Ortiz, es que Granada venda como una de sus principales armas de atracción turística, la Semana Santa, y Motril relegue su principal manifestación pública y social, al final del final de la lista de sus encantos. Por eso les vengo a decir que el tiempo le da la razón a servidor, frente a aquellos que apelaron a la "buena fe" para justificar el mal gusto cofrade, ya que visto queda que el peso de la Semana Santa motrileña en el conjunto político, administrativo y social de su ámbito, es algo así como lo que pintaba "follatabiques en las Ventas". NÁ DE NÁ.
Miren ustedes, para poder vender excelencias cofrades, no se pueden apelar a cuestiones de pandereta como la "buena fe del que ha bordado un estandarte", o las inmejorables intenciones (que ciertamente las tiene) del que viste a la dolorosa tal como si estuviéramos en carnaval, y mucho menos con conjuntos patrimoniales de pésimo gusto, valor y prestancia.
Seamos por una vez serios, seamos por una vez consecuentes con nosotros mismos. Cuando poblaciones cercanas a Motril, caso de Linares o Guadix, Antequera o Cabra, Priego o Huércal Overa (y ya ven que no cito capitales) tienen un compendio cultural y artístico de todas todas, mucho más sobresaliente que el de la "ciudad del azúcar", pues está claro que el destino turístico elegido no será el motrileño. Si a esto sumamos las relativas proximidades de Granada, Málaga, Almería, Jaén, Córdoba y algo más distante, pero evidentemente la más atractiva, Sevilla, aquí, sólo se puede esperar que cuatro granadinos y dos madrileños con piso en la playa, o prestado por un primo segundo de la primera mujer, bajen, con el consecuente escaso gasto del visitante. Eso sí, los habitantes de las muy respetables (pero en las Antípodas de lo cofrade y lo patrimonial) "Gualchos, Molvízar, Lobres y Los Carlos", están asegurados, hasta al menos, la hora de salida de la "Arsina".
Aquí no valen las cuestiones de fe. Estas deben residir en los motrileños, no en los visitantes. He ido en múltiples ocasiones a la Semana Santa de Sevilla, y obviamente, siempre con un respeto religioso (porque lo tengo y practico), pero allí, de visita, atraido por piezas artísticas irrepetibles, fusionadas con elementos urbanísticos de primera altura, no me he puesto a rezar, sino a aprender, extasiarme con la estética y ser partícipe de algo que siempre, siempre, será educativo, culturizante y sobrecogerá. Para sentirme ungido con una Imagen Sagrada (en mi caso y en el de un turista anónimo), ya tengo aquellas que me rodean y en donde deposito una especial devoción; uno, con los años, ha aprendido a rezar al Señor de Sevilla, pero al cabo de cien visitas a su casa y en su Madrugá, nunca por vez primera. Los cofrades de Motril no somos todo lo realistas que debiéramos. Presumimos de cifras y hablamos jactándonos de modo que resultara que la ciudad nos debe y mucho, cuando no nos hemos dado cuenta que la Semana Santa motrileña está en el lado contrario de otras ciudades que sí son capaces de generar atención, interés y economía. Verán: ¿es lo mismo un Jueves Santo en Granada, con el Crucificado que los principales historiadores consideran la joya cumbre dle barroco español, que en Motril, con un Crucificado que copia al anterior, hecho 280 años después? No nos salgamos del ejemplo... ¿Es lo mismo que este Cristo cruce Granada bajo la Alhambra, a que el motrileño lo haga por una calle Nueva antiestética y no ya contemporánea, sino funcional, mucho peor. Hoy ya es tarde. Los ingresos turísticos, plazas hoteleras cubiertas, generación de trabajo hostelero y otros de la Semana Santa de Motril, es absolutamente ridícula, comparada con las cifras de ciudades como las ya citadas, que como recordarán, muchas no son tampoco capitales de provincia. Las Hermandades de Motril son para motrileños y unos pocos cientos de despistados, que poco gastarán en la ciudad, atraidos porque en el periodo vacacional (de Jueves Santo a la Semana de Pascua) del que gozan, no tienen otra cosa que subir desde Playa Granada a ver alguna Hermandad.

Hoy, mi hermano Jesús Ortiz, y seguro que como él, otros, pensarán que es un despropósito del Ayuntamiento, valorar más el turismo de Golf, que el de la Semana Santa. Pero amigos, los munícipes saben lo que dicen. Un golfista en Motril dejará tanto como las doscientas cervezas (siendo muy optimista) que dejarán los cuatro coches venidos desde Castell, desde Lentejí, a lo sumo. Es una realidad como un demonio; la misma que los cientos de motrileños, que en Semana Santa, escogen Málaga, Granada o Sevilla para ver Hermandades, hartos de vestimentas insultantes, de pasos hechos en la tienda de todo a un euro, de Imágenes de fibra...

La Semana Santa de Motril es un reflejo de sus actores muy fiel. Apelamos a la unción religiosa (que en verdad es la que debiera primar) para luego ser críticos con el Ayuntamiento si este deja en último lugar su fiesta grande de la fe en la venta de sus recursos turísticos, o no instala una Carrera Oficial. Pero señores, si los palcos cuesta llenarlos (y mucho) con ridículos precios como 14 asientos por 100 euros, toda la semana, mal vamos. Será este el momento de separar definitivamente los conceptos de la religiosidad y del arte, porque con el segundo generaremos estética, empaque y atracción del visitante, y el primero es tarea y preocupación local, nunca superará las fronteras.


El visitante espera, como en la inmensa mayoría de localidades andaluzas de más de 1.000 habitantes, darse de bruces con un bordado antiguo, observar un ápice de personalidad y enfrentarse a las mejores creaciones contemporáneas. Eso, a día de hoy, queda muy lejos de las ofertas artísticas motrileñas en lo cofrade, pero a pesar nuestro, reclamaremos la sencillez y a su vez, despellejaremos a quienes no nos sitúen en la órbita del turismo cultural los días de Semana Santa.


No. No nos dimos cuenta. Y cuando alguna voz reclamó patrimonio (que es lo mismo que reclamar puestos de trabajo, arte, mantenimiento de tradiciones, estar al nivel de los grandes centros y reclamos cofrades andaluces) se le tachó de frivolidad, y se excusó todo bajo el oscuro manto de "la buena fe, la sencillez"... Vamos, la cutrez por bandera.


O en resumen: ¿qué ofrecer de calidad, de original, de novedoso, de patrimonial, de antiguo, de valía, al visitante? Mientras pueden hacerlo pueblos infinitésimamente menores a Motril, este no. ¿Tal vez los cutres carteles oficiales? ¿Las picas de los nazarenos en vez de los cirios? ¿La inexistencia de Estaciones de Penitencia? ¿Imágenes seriadas? ¿Otras de fibras y materiales condenados por Vaticano? ¿Bordados de recorte comprados en el primer mayorista hsipalense? ¿Orfebrerías troqueladas por artesanos locales hartos de copiar y vulnerar la propiedad intelectual de los orfebres sevillanos? Que sí, artistas, que sí, que uno será un frívolo. Pero mientras a Carmona (por ejemplo) van miles, aquí, si no es por la playa, ni el Tato.
De modo que no nos rasguemos nada (menos ahora con la crisis), y aceptemos, que o tocan tiempos de cambio, inversión, madurez y buen gusto cofrade, o la nuestra, será la Semana Santa de la catetez.

jueves, 22 de enero de 2009

Carta abierta al Presidente

Con la casi completa seguridad de que no la vas a leer, pero con la convicción de que va rodar por Internet donde será enviada a amigos y enemigos, a éste y al otro lado del "charco", sin que tus servicios de censura puedan impedirlo, te escribo esta carta para decirte, para empezar, que estoy harto, cansado, aburrido, asqueado, y no digo decepcionado, porque de ti nada se podía esperar, ni hace cinco años ni ahora mismo.
No sé quien es el amo al que sirves, pero he de reconocer que lo que te ordena lo cumples con una fidelidad perruna. Había que convertir a España en un predio de indeseables de la política, del separatismo y de la aberración moral, y uno de los medios que empleas con más eficacia es el de dividir a los españoles a los que, previamente, quizá aconsejado por alguno de tus seiscientos asesores, has conseguido adormecer, acobardar y eliminar hasta el último rasgo de nobleza. Un poco duro ¿a que sí? Pues espera a leer lo siguiente.
Escritores e historiadores, especialmente los de tu cuerda o de la de tu amo, se empeñan en decir que si en julio del 36 hubiera habido diálogo entre facciones políticas enfrentadas, la tragedia no hubiera ocurrido. Encaramado en el poder hace cinco años, con un fuerte olor a chatarra y cuerpos calcinados, te has propuesto que eso no ocurra hoy, ya que un diálogo podría ser fatal para tus sectarios y cainitas argumentos. Pero no te enorgullezcas porque tú sólo eres la guinda de un pastel con olor a huevos podridos, pastel que empezaron a confeccionar entre todos, incluida la suicida derecha, que llamaremos así para no hacerte pensar demasiado. Y estamos llegando al final del camino. Cuando se dominan los centros de la política, los mediáticos, la banca y hasta las conciencias comprables, el camino se vuelve fácil y, lógicamente, se blinda, se cerca con anillo de hierro, cualquier propaganda o sectaria información relacionada con Franco y la guerra civil que fue, también para ti y los tuyos, de auténtica Liberación, bien que sólo temporal. Por eso, toda barbaridad, villanía o mentira cae como pedrisco en campos sin segar, y deja su rastro de muerte.
Tus asesores y los de presidentes anteriores que hemos padecido, no importa la zona de la rosa de los vientos políticos, han establecido que la culpa de la guerra civil la tuvo Franco. No hay discusión posible, no hay forma de poder desmontar públicamente esta falacia porque vosotros y ellos manejáis las riendas de los burros que tiran del carro y, de esa forma, se crea una base inamovible para edificar el templo del rencor y de la mentira. Si supieras leer, podría enviarte los comentarios de la prensa europea de entonces, especialmente la inglesa, sobre la situación en España, abocada al desastre bajo el gobierno (sic) del Frente Popular.
Si supieras leer, que no es el caso, leerías en los archivos de tus bien remuneradas Fundaciones, como la de Pablo "Paulino" (se llamaba así) Iglesias, que los líderes de tu partido eran los que buscaban la guerra civil en el caso de que las elecciones las ganara la derecha. Y sin ese placer de la lectura no puedes enterarte de que los partidos políticos que apoyaban con más fuerza y más medios humanos a la tambaleante república eran los marxistas, los que buscaban ese paso necesario del Frente Popular para meternos de hoz, coz y martillo en el "paraíso de la dictadura del proletariado" en sus diversas formas.
No lo ocultaban, lo decían, lo escribían, lo proclamaban sin tapujos. Al fallar el criminal asalto a la república en octubre de 1934, lamiéndose las heridas del fracaso, actuaron de otra forma y se produjo aquello que quería tu Largo Caballero del alma y otros como él, la reacción de una parte de España que se negaba a desaparecer, visto el panorama desolador de cinco meses de "gobierno", con crimen de Estado incluido, crimen que ellos mismos anunciaron en el Congreso de Diputados.
Los tuyos jamás ocultaron que el apoyo al Frente Popular les daba pie para su revolución, y la de sus sangrientos adversarios, los anarquistas.
Al abrirse la Caja de Pandora (pregunta a tu asesor 451) la tragedia dura casi tres años, pero el tiempo es más que suficiente para mostrar la catadura moral de aquellos asesinos de la república y, de paso, de España. La mayor persecución religiosa conocida, con más de seis mil frailes, sacerdotes y monjas asesinados, que con ese desparpajo del bellaco, echan la culpa a "incontrolados", cuando esos "incontrolados" eran, precisamente, las organizaciones sujetas al poder y las milicias de los partidos que sostenían ese poder. Hasta el ministerio de la Gobernación tenía su propia "cheka".
La mayor matanza realizada al estilo soviético, modelo para un posterior Katin, organizado desde el poder de forma admirable en su logística y crueldad, dirigida por un sicario de Moscú (a las órdenes de un miserable apellidado Miaja), sicario que hoy ventosea su decadencia física por estudios, palacios y universidades. La zona auténticamente roja era un infierno, no ya para sus aterrorizadas víctimas, sino para todos. Además de los crímenes cometidos en cantidades industriales (Cataluña fue una de las regiones más castigadas), la capacidad de destrucción del Patrimonio alcanzaba dimensiones bíblicas. Templos e Iglesias, algunas de valor artístico e histórico incalculable, fueron destruidas, incendiadas, arrasadas, por millares, pero también se destruyeron bibliotecas y museos, archivos parroquiales y municipales, casas privadas... Una verdadera orgía de los que hoy se consideran "legalmente constituidos". Y la capacidad de saqueo, de expolio y de robo no tenía límites. Además de entregar el oro del Banco de España a un país con el que ni siquiera había relaciones diplomáticas, y en manos de un criminal, está el robo del Museo del Prado, enmascarado en una operación de "salvamento", las joyas particulares de iglesias, de museos amontonadas en el "Vita" , cuadros, colecciones numismáticas, tesoros de Biblioteca. En Cataluña se empezó a enviar a la frontera con Francia, ya en agosto de 1936, todo lo que aquella infecta Generalidad había saqueado hasta entonces y que, gracias a las gestiones del Gobierno Español, pudo regresar a Cataluña en 12 vagones de ferrocarril.La reconstrucción de España, no ya de los destrozos provocados por los combates, sino por lo destruido por tus ancestros políticos, se realizó pese a las dificultades económicas. Pero, esencialmente, España se libró de una chusma política que, al final de la guerra era capaz de cometer la felonía de ofrecer amplias zonas del territorio nacional a Francia y puertos para la flota inglesa en Galicia y Cataluña ¿Qué sentido de Patria podéis tener vosotros, una partida de rencorosos dispuestos a dejar a España convertida en una vieja suripanta? Nunca ha estado España, desde que es España, más cerca de su extinción como país noble y libre, con su Historia milenaria arrojada a los cerdos y su espíritu envilecido, convertido en una sopa agusanada con olor a animal sin sexo. Una España que ha perdido hasta a los hispanoamericanos, aquellos que en tiempos anteriores a la "democracia de partidos modelo 1978", eran hermanos y hoy "molestos sudacas". Dirás, o dirá el que lea esto, el porqué del tuteo o de la falta de respeto a todo un Presidente. Respuesta aclaratoria: no te considero con la mínima categoría humana y moral para respetuoso trato alguno, y es que el respeto no se adquiere por ley, se adquiere por propios valores morales, esos que, en tu caso, son uno de los secretos mejor guardados.
Jesús Flores Thies
Coronel de Artillería retirado