Visitas

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Pregón Oficial de la Semana Santa de Granada 2010

Nació en Murcia pero son más de treinta los años que lleva en Granada. Es hermano del Santo Crucifijo de San Agustín, del Sagrado Protector de su también tierra. Faltaría más. Poco pródigo, ciertamente, en las oratorias. Musicólogo, profesor, jovial y cercano. Armas estas que esgrime el pregonero.





Colaborador de los medios de comunicación, lo conocí aquel marzo de 1994 cuando pisé por vez primera la delegación de la radio pública en Granada. Durante cuatro años me familiaricé con su humor, su ético estilo, su particular gusto musical, que le hizo protagonizar una de las anécdotas más sui generis del programa cofrade de Canal Sur. José Antonio, se atrevió a sostener que bajo su criterio, las agrupaciones musicales no debieran formar parte del elenco de formaciones musicales cofrades de la Semana Santa andaluza. Y se lió, por teléfono sin duda, que no se estilaba entonces Internet ni el correo electrónico.
El pregonero ha trabajado en el Diario Patria, en Cope Granada, en Canal Sur, en Localia Televisión, y lo sigue haciendo como lo que es, crítico musical, para el Diario Ideal. Nazareno del Señor del Rescate de Murcia, nazareno incombustible de herencia aceptada y sostenida ya por décadas, ha colaborado en publicaciones colectivas, caso del I Congreso de Folclore andaluz, forma parte de un Grupo de Investigación de la Universidad de Granada, ha sido ponente, interpreta con cierto agrado... Es un cofrade músico, que no un músico cofrade. Y él, elegiría el más rancio, agradable, clásico y solemne repertorio musical.
José Antonio Lacárcel Fernández, pregonero oficial de Granada en 2010, pisará un escenario devaluado, sin un criterio ni un claro argumento de elección, para hacerse profeta en su tierra, porque esta lo es después de más de tres décadas atravesando sus arterias, hablando de sus tradiciones, sembrando la grandeza de sus Festivales y amando como él a algunas de sus Imágenes, Sacras, antiguas y protectoras. Suerte, José Antonio, toda la del mundo. Que ese día, vendrá a mí como hace tantos años ya, cuando desde el edificio Castro de la Calle Recogidas (24 al 32 je, je) te ponías delante de ese micro que presidía la mesa "cuadronda" de su único estudio, y esperabas a que tras el gingle pertinente, tu voz diera las buenas noches y "encantado, en nombre de todos, José Antonio Lacárcel". Encantado, pregonero. Haz bueno, muy bueno, ese atril que tantos han hecho malo...

No hay comentarios: