Visitas

lunes, 23 de noviembre de 2009

Plaza de la Coronación. Motril

Cada vez más cerca. A punto de cumplirse ese sueño al que dimos rienda un agosto de 2005. Fue en el Paseo de las Explanadas, que es lo mismo que decir, a los pies de Ella misma. Acababa yo, días antes de pronunciar su Pregón, ese que organiza su Muy Antigua, Real e Ilustre Hermandad. Y así le hice saber mi anhelo, con Gerardo Martín de testigo, al entonces Presidente de la Agrupación de Hermandades y Cofradías de la ciudad. Y ni corto ni perezoso, fue en el primero de los plenos de Hermanos Mayores del iniciado curso cofrade 2005/2006, cuando, expuesta la idea, prosperó hasta que se registró como petición en el Ayuntamiento, a primeros de un octubre de 2005 que cuatro años después, parece que dará sus frutos.
En aquel agosto donde naciera el proyecto de petición, acariciamos la idea de levantar en el centro del espacio urbano, un Monumento que, a tamaño natural (ya saben, recogido, escueto, pero inmenso) reprodujera su Sacratísima Efigie, confiando en Juan Manuel Peregrina Palomares, a instancias de su hermano (de sangre) y mío (por mucho) que no dudó en señalarlo por su licenciatura en Bellas Artes y sus habilidades en la aplicación de nuevos materiales capaces de recrear la obra, expuesta a la intemperie.
Y así, cuando Juan José Escribano González Carrascosa, aquel octubre de 2005, hizo entrada de la referida petición, en nombre de la Agrupación de Hermandades que presidía, con el unánime respaldo de todos los hermanos mayores, el visto bueno de tantos cofrades y las aspiraciones devocionales de miles de motrileños, se escribió una página más en la Historia de la Fe de Motril, como aquella de un 13 de enero de 2000, cuando se le impuso la Medalla de Oro de la ciudad, y que dura siglos y siglos.
Así, en un 2010 donde se cumplen 375 años de su nombramiento como Patrona, diez de su Coronación Canónica, y apuntan algunos que 500 años de su llegada a Motril (y otros, creemos que 510 años), la vieja explanada de la Matraquilla, urbanizada con equipamientos públicos y servicios, convertido su espacio central en una generosa plaza, esta, llevará el nombre de uno de los hechos más trascendentales en la historia de la ciudad, cuando una cifra similar a la de 10.000 personas, fueron testigos del máximo reconocimiento otorgado por la Iglesia Católica a una Imagen, que no es otra cosa que la Coronación Canónica de la que ya era Reina, ya era Señora y Soberana de estos pagos, la proclamación como Primera y Principal devoción local, en la Sagrada Talla de Nuestra Señora de la Cabeza... CORONADA.
Y el Gobierno Municipal, sensible a la mayoría, a la tradición, a una historia secular imborrable por cuantos esfuerzos hagan algunos, y en reconocimiento a tan singular e importante acontecimiento, sumará a sus rótulos el título que viene por segunda vez a honrar, dentro del callejero, a la Imagen con mayor respaldo devocional de Motril y sus anejos, la Virgen de la Cabeza, esa obra a caballo entre el tardogótico, el primer renacimiento, de impecable y muy notoria factura y que, envuelta en holgadas leyendas y perseguida por sucesos milagrosos, se ha convertido no ya sólo en uno de los principales timones de fe de Motril, sino en un símbolo absoluto, para creyentes y no, desde su promontorio elevado y dominador recortada la silueta de su Santuario sobre vega, mar, caserío y edificaciones, y que en pago a tantas virtudes estéticas, culturales, artísticas, históricas y por supuesto, de veneración y fe, quedará una vez más inscrita en la toponimia local con merecimiento propio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena hermano por, esta noticia de tu patrona. Y aparte de esto así me gusta verte fuerte y "parriba" que tu si que vales o como dirían por aquellos lares "tu si que girves" jjaja. Le pese a quien le pese.
y aquí estaré siempre para mis amigos y más para mis hermanos.

quinta columna dijo...

Que gran acontecimiento que vivimos aquel año. Me alegra revivirlo a través de tu verbo.
Por cierto, la quinta columna ya está en marcha.
Thanks.