Visitas

viernes, 27 de noviembre de 2009

Palacio de los Córdova de Granada

Don Luís Fernández de Córdova, descendiente del Gran Capitán, adquiere en 1530 la casa que perteneció a la familia Bazán, donde naciera en 1523 el ilustrísimo granadino Álvaro de Bazán, capitán general de la Armada Española, grande de España y llamado por Cervantes "padre de todos los soldados".
Desde 1530 y hasta que se culmina la portada en 1592, dura la construcción de esta casa solariega con aires de palacio que ocupa don Luís y Francisca de Córdova, y constituye la casa de los Córdova en Granada, linaje antiguo y de solera que, como en el caso del que nos ocupa, el Alférez Mayor de Granada. Pero el pueblo, confundió este palacio con la vivienda, muy próxima, en la que residió el Gran Capitán, hasta el punto de llamarlo erróneamente: la Casa del Gran Capitán.
En su fachada y en la esquina derecha de esta, una columna rematada con un capitel de mocárabes, sostiene una figura fantástica tan propia del Renacimiento con forma de dragón o sierpe, que terminó por darle nombre a la calle que rodeaba al palacio: la de la "Sierpe Alta", sin duda porque en alto estaba la serpiente/dragón, y que originó para distinguirlas, el nombre de Sierpe Baja, calle esta que sí sigue en el callejero actual granadino.
Entre sus muchos hechos históricos, destaca el año de 1765, cuando sirvió de hospedaje al Embajador del Reino de Marruecos. Eso sí, no tardaría mucho en abandonarse, pues la familia, que desde 1739 posee el título nobiliario de "condes de Luque", deciden construir un nuevo palacio. Tuvo que ser decisión de Cristóbal Fernández de Córdova y Pérez de Barradas, nacido en 1775 y que ya era también duque de Denia, Marqués de Algarinejo y claro está, Conde de Luque. Este Palacio, de finales del siglo XVIII y principios del siglo XIX, conocido como "de las Columnas", es hoy sede de la Facultad de Traducción e Interpretación y significará el abandono progresivo de la Casa de los Córdova.
Pero volviendo al edificio que nos ocupa, sabemos que en 1890, la escalera principal del interior del palacio, es derruida. En 1901, parte de la construcción se pierde, cuando se procede a alinear al gusto de París, la calle Sierpe Alta. Y en 1911 el abandono es absoluto, sirviendo como almacén de madera o taller de carpintería entre otros menesteres.
Así las cosas, en el año 1919 es adquirido por el empresario Ricardo Martín Flores, que no duda, demostrando nula sensibilidad, en derruirlo para levantar en su solar el Teatro Gran Capitán, que luego dio paso al primer edificio de Correos, hasta que este pasara a su actual emplazamiento en Puerta Real hacia 1948. El espacio fue cine y en 1970, se levanta en él la sede del Banco Santander, uno de los mayores atentados estéticos de la ciudad.
Continuando con la historia, un grupo de intelectuales hacen ímprobos esfuerzos por preservar las piezas más destacadas del edificio, lo que origina un interés especulativo en el empresario Ricardo Martín, que traslada las partes nobles del mismo a una casa de recreo, "Villa María" en el camino hacia Pulianas, exhibiendo a manera de museo, dicha masa arquitectónica y mobiliaria.
Con los años, arrumbada la colección histórica, esta pretende ser trasladada a Córdoba, y despierta el interés de políticos y próceres de Granada, que se entrevistan con el duque de Montellano, Felipe Falcó Fernández de Córdova en 1963, que ha heredado de su madre la herencia dinástica de los Córdova. El duque, accede a comprar el patrimonio que resta del palacio, y levantarlo de nuevo en una hermosa finca a los pies de la Alhambra junto al Río Darro.
En 1965 el arquitecto malagueño Álvarez de Toledo, gracias a los minuciosos planos del docto granadino Manuel Gómez Moreno, reconstruye lo más fidedignamente posible el viejo palacio, incorporándole la portada de 1592, las armaduras y alfanjes del siglo XVI, los pilares y puertas renacentistas y en definitiva, cuanto había guardado del mismo y era de época original.
El duque de Montellano (uno de tantos títulos que poseía, emparentado con la Casa de Alba) había comprado en 1901 el conocido como Palacio de Indo que derriba en 1904 para que Juan Bautista Lázaro y Joaquín Saldaña, hicieran su nuevo Palacio en el número 33 del Paseo de la Castellana de Madrid. Este, se derriba en 1966, dejando paso al edificio de la Compañía aseguradora Unión y Fénix, que es hoy día la Mutua Madrileña.En este Palacio, había vivido don Juan Carlos de Borbón, cuando fue enviado a España para su educación y tras su derribo, partes del mismo son llevados a Granada, al de los Córdova.
En 1983, es adquirido al ducado de Montellano, a Hita Fernández de Córdova y Mariategui (1908-1998) y su nieta Carla Falcó, por el Ayuntamiento de Granada para que en él se instale el Archivo Histórico de la ciudad, donde se conservan las plataformas (o planos) de Ambrosio de Vico (1612), de Francisco Dalmau (1789) y documentos como las Capitulaciones, cartas del poeta Zorrilla, todas las actas desde 1497 del Ayuntamiento... El 12 de octubre de 1983, se inaugura por parte de los reyes españoles Juan Carlos y Sofía. Y la anécdota la protagoniza nuestro rey, cuando dice, al ver el llamado Salón del Emperador: "yo he comido aquí". Y es que, en efecto, esa sala de mármoles italianos y fabulosa pintura en su techo de Mariano Fortuny, fue el comedor del Palacio madrileño donde vivió Su Majestad, en la Castellana.
Hoy día, este interesante edificio, conserva piezas renacentistas, trabajos mudéjares, el Archivo, y piezas personales de la historia de los Fernández de Córdova. Costó en 1983, 95 millones de pesetas, precio nada considerable, teniendo en cuenta la gran extensión de sus jardines y la obra edilicia en sí. El acuerdo de compraventa, respetaba habitaciones para el uso del ducado de Montellano, hoy en manos de Carla Falcó y Medina, undécima duquesa y familiar de la de Alba, por si quiere habitar en el mismo. Una obra de vistas extraordinarias y que recoge buena parte del pasado de Granada y de España.
CRONOLOGÍA DEL PALACIO:

1530: Los Fernández de Córdova compran a los Bazán la casa familiar. Se inicia las obras del Palacio.
1592: Se concluyen las obras, terminándose la portada renacentista de mármol.
1765: Se aloja en el Palacio el embajador del Reino de Marruecos.
1795: Se inicia el nuevo Palacio de los Fernández de Córdova, el de las Columnas.
1890: Se derruye la escalera principal del Palacio de los Córdova.
1901: Se pierde parte del edificio por el proceso de alineación de la calle Sierpe Alta.
1911: El edificio acaba convertido en almacén de madera y taller de carpintería.
1919: Adquirido por un empresario, este salva las partes decorativas de mayor interés y lo echa abajo.
1963: El alcalde de Granada Manuel Sola convence a los herederos de los Córdova para que estos reconstruyan el Palacio.
1965: Empiezan las obras de reconstrucción.
1983: Es adquirido por el Ayuntamiento de Granada, pasando a ser el Archivo Histórico y lo inaugura el Rey don Juan Carlos.
1997: El Palacio es visitado por el entonces Presidente de Estados Unidos, Bill Clinton.

1 comentario:

Aurora dijo...

Buenos días, soy una alumna de la universidad de restauración granadina, y quisiera saber si usted tiene mas información acerca de las esculturas presentes en el lugar. Estaría muy agradecida por cualquier información que me pudiera proporcionar. Mi dirección es kitty_dn89@hotmail.com Muchas gracias.