Visitas

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Agustín Ortega Guerra

Aquel 1986, cuando se cruzó en su vida esa Niña de la Plaza Nueva, nacía el costalero. Desde entonces, segundo de una saga de cuatro enamorados del bendito verde de la "Joya de Santa Ana", ha crecido al ritmo de los tiempos, los maestros, los amigos y la experiencia. Y tras la siembra, ha llegado el momento de recoger frutos. Ahora que ha pasado un poco de tiempo, es hora de decírtelo, hermano.
Años bajo Ella, cuando los palios llevados por primeras imposibles, sabían moverse como si bajo su bodega fuesen hombres embebidos de talle, casi como el que suscribe. Y así demostrasteis en aquella Salida Extraordinaria del Rosario. Para luego, ser de los primeros que quitaban las ruedas al Misterio de la Cena, andar con Jesús Despojado a las órdenes de Antonio Cappa, mecer siempre de largo al Cristo de San Agustín, pisar la costalería sevillana aquel lejano 1996, cuando aún jugaban con muñecos muchos de los de ahora, o entrar en los terribles trabajos del Señor de las Penas de San Roque, y desquitarse sueños y anhelos bajo Aquel que compite con otro Nazareno, hoy en la Clausura comendadora, y se llama Salud y anda a compás de tientos.
Fundador de la Tertulia Cofrade decana de Andalucía Oriental, con 19 años a sus espaldas, 19 años consecutivos dando arte a la cuadrilla del Señor de las Tres Caídas, segundo del Señor de San Agustín, asesor de la cuadrilla de Pasión, colaborador de El Llamador de Canal Sur Radio, capataz del Señor de la Amargura, y ahora, ahora, el anhelo envidioso y casi proxeneta de tantos que enjuiciarán tu suerte, ganada cada día de cada ensayo, cada año de cada Estación de Penitencia.
Francisco Castro Medina, hermano mayor del Tres Caídas, lo cuenta con el mejor de los argumentos que sólo un señor como él puede hacer: "perdemos un grandísimo costalero pero nunca un hermano". Y este Miércoles Santo, cuando Timón, el judío que aquí es moro por la gracia costalera salude a Viriato, ese hombre de la Legión de Roma encaramado al paso más esperado y criticado, menos indiferente de Granada, algunos, nos acordaremos que una proeza como esa sólo la ha vivido antes un granadino, pero con el handicap de vivir allí, no como tú, granadino de aquí que has sido premiado por el mero hecho de demostrar lo que en casi 25 años bajo los pasos, has dejado. ¡Y te queda por dejar!
Críticas, bien sabes tú, miles. Qué le pregunten a algunos si no se cambiarían por ti. No entro a juzgar, sólo me alegro que uno de los nuestros escale hasta donde harás el 31 de marzo de 2010. Hasta donde tan pocos llegan pero te sobra decoro, aprendizaje, casta y saber estar para hacerlo posible.
Te lo digo a toro pasado, cuando ya se han calmado las falsas palmadas y los procelosos parabienes de muchos que desde hace un par de semanas, estarían encantados de ser "chinos". ENHORABUENA HERMANO.

2 comentarios:

Christi Passio dijo...

Chapó... los "avangelios". Enhorabuena "Viriato"... ahora que nadie te diga que tienes "cara de pan"...un abrazo y otro pa ti, David...

Anónimo dijo...

enhorabuena!! gracias por enseñar a un catalan la emocion de la semana santa con una levantá.