Visitas

viernes, 28 de agosto de 2009

La Alta Andalucía a través de la Historia


Si bien es cierto que el motrileño Javier de Burgos sería el que en 1833 realizase la nueva división territorial, a efectos jurídicos, administrativos y sociales, de España, según Decreto de 30 de noviembre, que en su artículo segundo fijaba la nueva delimitación regional, no entraría en vigor hasta 1876, siendo Presidente del Gobierno Cánovas del Castillo. Así, el Reino de Granada, como Región Histórica, se mantuvo en vigor, o bien desde 1492 a 1833 (341 años), o bien de 1492 a 1876 (384 años).

Pero esta división territorial no debía ser del agrado de nadie, ya que siendo Ministro de Estado Segismundo Moret en 1885, propuso una nueva que dividía España en 15 regiones que contemplaba la creación de Andalucía Oriental y no de una sola Andalucía.

Así las cosas, en el mundo intelectual de esta zona del sur, se crea la Mancomunidad de la Alta Andalucía, en vigor y conformada por serios escritores e intelectuales, desde 1883 hasta la entrada del siglo XX. Ello, bien puede servirnos para pensar que la reclamación de la autonomía de Andalucía Oriental es harto antigua.

El 15 de septiembre de 1923, dos días después de que el General Primo de Rivera se hiciera cargo de los designios del país, hablaba en su discurso en estos términos:

“Haremos una nueva división administrativa, gubernativa, judicial y aún posiblemente, militar de España [...] tendiendo a crear regiones robustas [...] ahorrando oficinas y personal...”

El 27 de septiembre de 1923, El Defensor de Granada, recogía este sentir de toda España pero en términos de la Andalucía Oriental: “Es llegado el momento de que a Granada se le reintegre lo que legítimamente le pertenece...” El movimiento se dejó notar, y a él se adhieren: Gobierno Militar, Cámara Agraria, Universidad, Ayuntamiento, Centro Artístico-Liceo, Diputación... El 19 de febrero de 1924 se constituía el grupo que iba a crear El Estatuto de Autonomía de la Andalucía Oriental.

Sólo queda apuntar por el momento, que este grupo constituyente, contaba con el apoyo de las cuatro diputaciones provinciales, a saber, Almería, Granada, Jaén y Málaga.

3 comentarios:

Emilio Linares dijo...

A mí que me considero no ya nacionalista, sino independentista, me da pereza esta historia. Una división más traería como consecuencia otro parlamento autonómico, más funcionarios, mas impuestos y la misma partida de vividores subiendose al carro para ocupar los cargos públicos.
He leido comentarios sobre las diferencias entre las dos andalucías,pero yo, puestos a dividir, perfiero hacerlo del tunel de la gorgoracha hacia el mar y hacer una Andalucía costera y otra de interior.
Aunque lo ideal es desgajar las provincias de Granada (exceptuando la zona costera)y de Jaen y quedarnos el resto que sí representamos la forma de ser del andaluz.
Un saludo

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Emilio, para que los vividores estén en Sevilla, una de dos, o todos tenemos nuestros vividores particulares, o se centraliza como en todo país con futuro el asunto. Si es que, las modas vuelven, seguro.

Y que en Motril hay mucho de lo andaluz, se lo cuentas a otro, que uno que "remanece" del Hoyo "er Cenaor" no cuela... Tenemos a veces más malafollá que uno de la "Puerta Rá" y eso lo sabemos, tú, yo y algunicos más.

Por cierto, te mando un abrazo de campeonato y si alguna vez dices de visitar el mejor roalillo del mundo, que decía un tal Noguera, Juanjo y yo te esperamos con brazos abiertos.

P.D. Juanjo, no sé si me lees ya, pero si lo haces: ¿andaluces como Petra? ¿como los que ningunearon los restos de don Enrique Olmedo?

Vamos, vamos, que ya lo dijo er Yuyu...

Pericodelospalotes dijo...

Lo que hace el aburrimiento