Visitas

viernes, 10 de julio de 2009

Irse por los Cerros de Úbeda


La expresión, que hace referencia al instante en que un interlocutor, en medio de la conversación, empieza a divagar, o bien a quien su charla es incongruente, fuera de lugar y contexto, tiene una explicación absolutamente histórica amparada en dos capítulos que les relatamos. De un lado, la expresión la sitúan en el siglo XII, y como protagonista al rey de Castilla Alfonso VIII y su lugarteniente.

Alfonso VIII, nacido en 1155, será rey de 1158 hasta su muerte acaecida en 1214. Gran batallador, extendió los límites de los dominios cristianos en la España Medieval, ganando el terreno a los almohades. Sitió Sevilla y otras ciudades andaluzas sin fortuna, y al final, dejó la frontera entre la cristiandad y las tierras musulmanas en los montes de Toledo. Sí que llega a tomar Úbeda en 1212, pero perdiéndola al cabo.

Dicen que cuando Úbeda fue cercada por Alfonso VIII, este encomendó a su lugarteniente Alvar el flanco sur de la población, mientras él sostenía el cerco por el frente. Pero los musulmanes de Úbeda recibieron refuerzos por el flanco sur y vencieron al atacante a las órdenes del rey, que al parecer decuidó su labor de guerra por haberse "prendado" de una musulmana ubetense. Fue entonces cuando ell rey de Castilla le pidiera explicaciones y al ser preguntado por su situación en momento tan crítico, le contestó: "estaba por estos cerros de Úbeda, mi señor". Imaginen en qué tareas estaría enfrascado el soldado.

Sin embargo otros sitúan el nacimiento de esta expresión, que hace referencia a "salirse por la tangente", divagar, empezar habando de una cosa y proseguir con otra, en la época del rey Fernando III, el Santo, cuando cercó Úbeda y la conquistara en 1233, pero no sin problemas. En esta ocasión, y tras un combate arduo y de bastante peligro, el rey de Castilla y León, asombrado de que sus soldados apostados en el sur de la muralla de Úbeda hubieran reaccionado tan mal y lentos, y que horas después de la batalla se presentara ante él el capitán de las huestes Alvar Fáñez, le preguntó que le había sucedido, a sabiendas de la cobardía que a última hora le produjo al soldado entrar en combate; y este, le contestó: "perdido por estos cerros de Úbeda".

La frase, ha tenido tal calado, que en la obra literaria más leida del mundo, El Quijote de don Miguel de Cervantes, el hidalgo manchego recrimina a su escudera Sancho con la famosa expresión. En el capítulo 43 del 2º Libro, dice El Quijote: "[...] Estoyte diciendo que excuses refranes y en un instante has echado aquí una letanía de ellos, que así cuadran con lo que vamos tratando, como por los Cerros de Úbeda [...]"

Pero sin duda, esta ciudad de la provincia de Jaén, si por algo merece ser conocida, es por tener uno de los patrimonios históricos de mayor enjundia y mérito del territorio patrio, y ser conocida, como la huella del Renacimiento.

No hay comentarios: