Visitas

jueves, 23 de julio de 2009

Curiosidades del arte de Rafael



Cuando el genial Rafael Sanzio (Urbino, 6 de abril de 1483 – Roma, 6 de abril de 1520) recibe el encargo de pintar una de sus obras inmortales, tenida como el prototipo de la grandeza mariana y con toda probabilidad, una de las piezas artísticas más reproducidas, “La Madonna de San Sixto” (1516) no olvida hacerse eco de la superchería popular y coloca seis dedos en la mano derecha del papa Sixto, que junto a Santa Bárbara, acompañan a María y a Cristo hecho niño, con una pareja de querubes que asoman su testa. Cuenten... Seis figuras.
Les doy otro dato. Sixto, del latín, significa seis. Por supuesto que el Papa no tenía seis dedos, pero dado que la tradición asociaba a esta anomalía lo que ya sabemos, más curioso si cabe

Se cree que el cuadro fue pensado para decorar la tumba del Papa Julio II, (que ejerció su pontificado de 1503 a 1513) Este, fue impulsor de las artes y protector de Rafael y Miguel Ángel. San Sixto era el Santo Patrón de la familia de Julio II, la familia Della Rovere. Además, el papa Sixto IV (que lo fue de 1471 a 1484) era de esta familia. Santa Bárbara y los dos ángeles (en la parte inferior del lienzo) simbolizan la ceremonia del funeral. El lienzo estuvo en el convento de San Sixto en Piacenza, para posteriormente ser donado por los monjes a Augusto III de Polonia. Desde 1754 se encuentra en la Gemäldegalerie Alte Meister de Dresde (Alemania). Tras la Segunda Guerra Mundial fue trasladado a Moscú, pero posteriormente fue devuelto a Dresde.
En el caso de los Desposorios, la obra se realiza en 1504, cuando Rafael aún es afecto al estilo de su maestro Perugino. Fue ejecutada justo antes de su viaje a Florencia donde atiende por aprender sobre la escultura de Donatello o la producción de sus contemporáneos aunque mayores que él, Leonardo da Vinci y Michelangelo. La tabla está firmada y datada, fue un encargo de la familia Albizzini para la capilla de san José en la iglesia de San Francisco de los Minoritas de Umbría y supone el abandono del anonimato y la confianza sí mismo como creador de la obra. Hoy está en la Pinacoteca de Brera. Pues bien, a San José, que escuchó en sueños al ángel, que hizo caso de las profecías que sobre el Hijo de Hombre y su familia se relacionaban, otorgó Miguel Ángel idénticas propiedades, poniendo seis dedos en el pie izquierdo del Santo Patriarca.

Curiosidades del arte.

No hay comentarios: