Visitas

lunes, 1 de junio de 2009

Manuel Terrón

Se produjo lo que la lógica, el mejor de los deseos y lo que casi todos esperábamos, mandaba. Manuel Terrón es exponente de un motrileñismo preparado, culto, reflexivo, que ahonda y busca sin pausa en sus raíces y que está dispuesto siempre a sumar. Siempre.

Manuel Terrón recoge las mejores esencias de la cordura, la tranquilidad y el raciocinio, y es capaz de convertirse sin otras armas que el diálogo, en motor de propulsión de un grupo heterogéneo, bien avenido, con idénticas aspiraciones y mejores resultados.

Manuel Terrón es de nuevo, y por espacio de cuatro años, hermano mayor de la Hermandad de la Entrada en Jerusalén de Motril, que viene viviendo toda una experiencia de cambio, asentamiento, madurez en los suyos y se muestra al exterior como un grupo sólido, seguro, imagen de un verdadero movimiento cofrade, de hermanos en una fe inquebrantable que huye de iconos y se refugia en lo verdaderamente importante. 

Manuel Terrón, es amigo de sus amigos, es valioso contertulio que siempre apela al diálogo, que ha conseguido la proeza incuestionable de hacer de su hermandad la más participativa, la más activa y jubilosa de Motril, y que acuña signos más que importantes de cambios estéticos, razonados, quizá lentos pero seguros.

Manuel Terrón, es, antes que todo esto, un cristiano comprometido, un meticuloso instrumento al servicio de la fe y de la cultura y un gran amigo. 

Y es que, después de estos cuatro años, Manuel Terrón habrá modificado tras la conclusión de sus dos mandatos, una Hermandad que distaba años de ser lo que ya es hoy, más si cabe lo que está por venir. De modo que para Manuel Terrón a veces, no queda otra que apelar al más estricto y definitorio de los versos machadianos y parafraseando al poeta noventayochista, decirle, que Manolo, es, en el sentido más filantrópico, UN HOMBRE BUENO.

No hay comentarios: