Visitas

miércoles, 3 de junio de 2009

Crisis

Mes de agosto en una pequeña ciudad de costa. En plena temporada, cae una lluvia torrencial desde hace días de manera que deja al pueblo desierto. Todos sus habitantes tienen deudas y viven a base de créditos. 

Pero por fortuna, llega un ruso forrado y entra en un pequeño hotel con encanto con la intención de alojarse en él. Nada más llegar, deja un billete de 100 euros sobre la mesa del recepcionista y se va a ver las habitaciones, por si fueran de su agrado.

El recepcionista del hotel da cuenta de ello al dueño, y mientras acompaña al ruso a ver las instalaciones, su jefe agarra el billete y sale corriendo a pagar sus deudas con el carnicero.

Este, que se encuentra poco más o menos igual que el dueño del hotel, coge el billete de cien euros y corre a pagar su deuda con el criador de cerdos. Y a su vez, el criador de cerdos, una vez tiene el billete, se da prisa en pagar lo que le debe al proveedor de pienso para animales.

 No se encuentra en distinta situación el del pienso, y una vez ha cobrado lo que le debía el criador de cerdos, coge el billete al vuelo y corre a liquidar su deuda con la prostituta a la que no pagó su último servicio. En tiempos de crisis, hasta ella ofrece servicios a crédito.

 La prostituta coge el billete y sale para el pequeño hotel donde había traído a sus clientes las últimas veces y que todavía no había pagado. En este momento baja el ruso, que acaba de echar un vistazo a las habitaciones, pero sin que ninguna le convenciera, de modo que pide su billete al dueño del hotel, y se marcha del pueblo.

Nadie ha ganado un céntimo, pero ahora toda la población vive sin deudas y mira al futuro con más confianza que hacía sólo unas horas. Así, queda demostrado que sólo si el dinero circula, se puede acabar con la crisis.

2 comentarios:

Emilio Linares dijo...

Este chascarillo se lo envié a Juanjo el último día de su blog, para que, como economista, nos dijese la moraleja.
Hay quien lo relaciona con el gobierno actual que da dinero sin proyectos que generen riqueza. Tan sólo sirve para solventar una deuda puntual, pero no existe un plan.
Puede que alguien le encuentre una mejor explicación.

Saludos.

Rafael R. López dijo...

La historia encierra una mentira económica. La solución está en que realmente la deuda global es cero, pero ellos no lo saben. Si todos se juntaran en una habitación saldarían sus deudas sin necesidad de poner en circulación los 100€. Realmente lo que los actores de la historia han hecho es un trueque indirecto a un precio constante por sus servicios de 100€.