Visitas

miércoles, 27 de mayo de 2009

Las Azucenas

Durante el año y medio que ha estado vivo, se fue llenando con más de cuatroscientas entradas y unas 40.000 visitas, que en esto de las bitácoras, de los Blog, es decir mucho. 

Era una ventana abierta a la comunciación, un punto infalible de información de lo motrileño para quienes no tenemos la suerte de estar allí todo lo que quisiéramos.

Su autor, una de las mentes más preclaras del universo castizo, intrahistórico y personal de un Motril que se extingue sin remisión alguna. Se crió allí, en un "resbaladizo" que aún olía a vega y a Poniente. Correteó a los suyos, acequieros de pro. Bailó a la sombra de una palmera que se marchita aunque se empeña en desafiar a la Iglesia del Carmen; fue testigo de unos tiempos donde cabos de cañas sembraban el Camino, aquel que sólo puede describir Jesús Cabezas.
Su autor, más que amigo, más que compañero de tertulias, más que el digno representante de mi historia en deuda permanente con lo motrileño, más que aquel que refresca (y refrescará) los almacenes de mi memoria como alfaquí de una amistad entretejida decenas de años antes entre Escribanos-Muriel-Jiménez... El autor, decía, ha pasado al calificativo genuino de HERMANO.

No estoy de acuerdo con la supresión de Las Azucenas; a su autor no le sobrarán motivos, y la incuestionable soberanía que le da ser el dueño, el padre intelectual de este. Durante más de un año y medio, día a día, el más fiel cumplidor con las actualizaciones fue él. Leímos su estilo narrativo, directo, sin cortaduras, metafórico y claro, muy claro. Leímos páginas enteras de deporte, de denuncia social, de crónicas del ayer, de anécdotas de Motril, de lo divino y de lo más humano que sólo su autor sabe decir.
El Blog Las Azucenas se convirtió en un clásico, bien de mañana; tan imprescindible como leer la prensa del día, como revisar la actualidad cultural, o como consultar los foros. Las Azucenas, ese blog divertido, enrevesado y directo a la vez, ojalá no tenga vocación profética. Porque el ejemplo más claro de la frugacidad de las cosas no son los versos de Manrique, sino Motril, donde la propia historia puede perderse en un soplo.
 
Hace unos días, hemos perdido otro pedazo (moderno e informatizado) de la historia, a pesar de ser reciente, de este motrileñismo escrito y no practicado. Valga desde aquí, mi más absoluto Réquiem, por http://juanjo-lasazucenas.blogspot.com/ O lo que es lo mismo, por el Blog de Juanjo.

4 comentarios:

JUANJO E. dijo...

Hermano...como antes se hablaba en la Placeta del Herraor( hoy de San Sebastian)y el comienzo de "la callelascañas", frente a la huerta "los Claveles" y a 50 metros del "hoyo del Cenaor"...escuetamente,gracias y que "güenamigo" eres ¡coño!. Un abrazo pa ti y un beso "palamaequeteparió".

Emilio Linares dijo...

Suscribo todo lo que dices y podría añadir y contar muchas de las historias vividas con el autor.
Este verano espero saber el porqué de este desierto de opinión en el que nos ha sumido.
Como se que leeras este comentario y abusando de la amabilidad de David, te diré que aún pincho en favoritos sobre LAS AZUCENAS con la esperanza de volver a encontrar algún escrito.

P.D. Perdona la broma pero yo era CAÑADU.

Besos.

JUANJO E. dijo...

No tengo Blog y me vais a perdonar pero...¡quiero a mi Atletico!.

JUANJO E. dijo...

¡Andale!(tambien estuve en colegio de pago...pa que veas). Pues mira que modosito eras...de autentico granainiyo de Puertarral y no criao en el camino de Minasierra. Algun dia a lo mejor cuento que no se te podia cuando chico, señalar tres veces con el deo tieso...
Recuerdame este verano te cuente una cosilla a poner en practica...jajajaja.No es un partido politico; ni enrolarnos en ninguno (nos echarian al cuarto de hora, jajajaja); que esten tranquilos, hablaremos de cosas serias.Un abrazo pa tí y besos para los demas.Cuidate.