Visitas

viernes, 17 de abril de 2009

Domingo de Ramos 2009

No nos cabe duda que, sin ánimo de parecer partidista, esta jornada es la grande y escogida por el cofrade de Granada, de todas todas. Bien de mañana se empezaban a gestar en animadas rutas, caravanas de deseos, de fotos, de saludos, de camaradería... El Domingo supo estar a la altura, desde el tiempo a las Hermandades, con un claro titular del día, pese a quien pese: "Victoria Cofrade en ell Realejo". Y que cada cual entienda lo que quiera.
La Entrada en Jerusalén, protagonista de un revulsivo estético, patrimonial y de saber hacer, flaqueó sin más. Lo hizo con un escueto cortejo, de peligroso número de nazarenos, que además se acompañó de un andar de menor altura en el Misterio y en el Palio. El estreno pesará y bastante, intuímos.
Pero al quite de la gloria estuvo la Cena. Con un paso que ya deja intuir el sabor dulce de la categoría, creemos que deben los hermanos de Santo Domingo trabajar más si cabe en la disposición del conjunto, que pasó a presentarse de manera recoleta y abigarrada, a dejar demasiados espacios no siempre armónicos. Lo lógico cuando varían y tanto las dimensiones y se trata de plantear 13 obras en tan suculento lugar. Ahora bien, y con todo mi pesar... ¿Un Cristo nuevo que esté de pie? Es materialmente imposible verlo de frente, oculto por la expresiva grandeza de sus Apóstoles, la altura más que extraordinaria de su canasto y la envergadura de la igualá.
Ahh... Ella. Sin más. La vestimenta, mucho mejor que el año pasado. Pero debería la hermandad decidirse sin ambages a llamar a Álvaro Abril. Mejoría respecto a 2008, sí. Pero no termina el vestidor de cogerle el aire a ELLA. Porque no hace falta nombrarla para saber que reina de manera absoluta sobre los trabajos costaleros, el donaire y el empaque de su día. Porque ELLA es el Domingo de Ramos entero. ELLA es toda la jornada, cuanto hemos esperado, cuanto soñamos a lo largo de 378 días (ahora nos queda menos) y el reflejo de hasta dónde ha llegado Granada. ELLA y la historia de España en su palio y ELLA y siempre ELLA. Muy bien ambas bandas y a pesar de lo que nos viene gustando la flor del Misterio, en el más sacramental de los que puede haber, necesariamente debe ya ser de tono rojo. 
La tarde nos llevaba a Jesús Despojado, y este a reencontrarnos con el gusto, con lo bien hecho, con la sobriedad y la mayestática presencia de un cortejo más grande que en pasados años, arquetipo de insignias, colocación y orden, compostura de nazarenos, calidad musical, expresividad del Misterio y el andar que no necesita de estridencias para ganarse a los que saben.
Mas el día nos revelaba a un Cautivo que se ha desperezado, que despierta lento pero firme a la lógica cofrade. Aumento de nazarenos, el mayor número de camareras de la jornada, perfecto orden de colocación de insignias, escolta de hasta cuatro varas según la ocasión, cuerpos litúrgicos completos... Todo ello, lo normal a estas alturas, es un absoluto descubrimiento. Un cofrade decía que el verdadero estreno no era la grandiosa talla y ebanistería de la Cena, sino que al fin se desterró el raso en las túnicas del Cautivo. La Encarnación, vestida mucho mejor que de costumbre. Y al fin (albricias), una flor en su sitio para el palio. Me gustó la banda alhendinense, pero no los andares costaleros, en las antípodas de la generalidad de esta ciudad.
Sentencia y Maravillas es una apuesta segura, con prácticamente pocos peros. Si acaso, que a pesar de la corrección del tocado de la Dolorosa, este era absolutamente opuesto al concepto de hermandad de capa y además, de Albaicín, con lo que ello comporta. Sigue la línea de contención y avance en el andar del palio, arduo trabajo el hecho y el que queda (bien, Manuel) y al Misterio se le impone la necesidad de un andar más sobrio si cabe. 

Gran día, sí. Gran día para abrir la Semana. ¿El mejor? Al menos para mí.

5 comentarios:

monaguillo dijo...

Acertadisimo... como siempre. No te acerques tanto para tirar las fotos en los misteriooooooos, y menos si el Señor va sentaditooooo.

Un abrazo artista.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Usted y yo lo sabemos, qué quiere que le diga... El Señor está muy muy bajito. Es que no fue concebido para esta disposición, ni este Misterio, ni mayor altura. Y el protagonista del asunto, pues no se ve...

EL ESPERANZO dijo...

Bueno, hermanos, poquito a poco. Como bien dices, Davidico, habrá que trabajar la disposición del conjunto, porque puede ser mucho más perfecta, pero poquito a poco. Lo que pasa es que el Señor es INSUSTITUIBLE, de tal manera que la solución para los demás debe estudiarse siempre en función de donde esté ÉL ¿más altura aún en el pedestal? ¿más espacio entre él, San Juan y el Colegio Apostólico?. Primero Él y luego todos los demás, con tiempo y paciencia. Ahí hay priostes y gente con experiencia y sapiencia como para que la estética de ese Misterio se perfeccione.
Abrazos.

José Santiago dijo...

ay! hermano David,que sorpresa me ha dado Granada con su Semana Santa llevaba usted razon...
Piense que no la veia desde principios de los 90.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Jose, hemos experimentado una evolución fruto de las ansias por saber más, por conocer, por no callarnos lo que no está bien, por trabajar y mucho. Granada empieza (y digo empieza) a estar donde se merece en lo cofrade, y el camino aún es larguísimo.

De modo que estás invitado (bien lo sabes) a andarlo con nosotros, que casa tienes por estos lares.

Un abrazo