Visitas

lunes, 9 de marzo de 2009

Del primer pregón a la Inmaculada de Jaén (diciembre 2007)



Un Ave María en los labios,
al despertar de mañana,
fue siempre en el Santo Reino
primerísima enseñanza
que con cariño amasado
en empeño de palabras
nos dejaron las abuelas
en nuestra mas tierna infancia.

Ya desde tiempo imperial
de acueductos y calzadas
un varón que fuera obispo,
San Eufrasio, predicaba,
con énfasis de mil acentos
que eras la llena de Gracia
lo mismo que por Toledo,
San Ildefonso citara
en el tiempo de los godos
de esta "Vetero Hispania".

Fíjate Jaén, si eres,
ciudad primera mariana
que tus Fiestas Patronales
que a San Lucas se consagran
memorian a quien le cupo
primero ser en pintarla,
que el médico Evangelista
plasmó en Icono su Cara.

Y desde entonces no cejas
en orarla y en nombrarla,
en hablar de sus milagros
en subirla a tus portadas,
en escribir sus grandezas,
y pregonar su prestancia
y en llamarte, con justicia
Muy Noble ciudad Mariana
que en verdad así lo apunto
por su concepción urbana...

De Jabalar a Belén,
del Castillo a las Infantas,
Jaén defiende su credo
en su limpia Inmaculada.

Lo dice en la Alcantarilla
en San Felipe lo guarda,
es cierto en San Sebastián
y más si cabe en la Granja
y allá donde se venere
su iconográfica Talla:

"Flor por Santa Catalina,
en la Magdalena, Gracia
de Peñamefecit gloria
y de San Félix primada.

En el Salvador ocaso
y en Santa Cruz la ensalzada;
de San Ildefonso perla,
de Belén, la venerada,
del Salvador Amargura
y eternas Siete Palabras.

Desde San Bartolomé
Estrella que no se apaga.

Ni se sacian tus Dolores
por tres veces mencionada,
la Victoria de tu nombre,
el empaque de tus Lágrimas,
el sonido de la Paz,
cada Domingo de Palmas
o la hechura Capuchina
de la Pastora de Almas.

Pero sobre todo sé que
la que sí está Coronada
y gobierna y bien tripula
las devociones marianas
que al decir solo CAPILLA
la ciudad cae a tus plantas,
que desde siglos y siglos,
toda la historia que abarca
los poetas y pintores
y sus diestras enseñanzas,
el cabildo catedral,
los cofrades, las hermanas,
franciscanas de clausura
(que siempre fueron Bernardas)
y todo el pueblo sencillo,
¡qué mejor, calles y plazas,
monumentos y postigos
y altarillos de cerámica
pregonan con voz sincera
y una henchida fe mariana,
la Inmaculada en Jaén
JAÉN POR SU INMACULADA!

No hay comentarios: