Visitas

jueves, 12 de marzo de 2009

Del Pregón de las Hermandades del Realejo (año 2006)



                






                  



                 Eres Babel de culturas
que en este mundo se abrazan,
¡ay si tus piedras antiguas
hablar pudieran palabras!
de tu esplendor alfarero,
de tus hechuras hebraicas,
de la mística poeta
de tu Fray Luís de Granada
o del paso de un Visir
de Antequeruelas y acacias.

Del montículo Mauror
tu nombre al fin triunfara,
que cuando esto era Elvira
mas tú te decías Garnata,
toda la lírica auténtica
de tus hechuras urbanas
sedujeron a Ziríes
y hoy es tu nombre quien manda.

En donde si no el heredero,
tiene Campo en vez de Plaza
y Carmen para el sonido
de la música de Falla
mientras te escogió Fortuny
para pintar tus estampas
y hasta don Gabriel Morcillo
a tu feudo se afincara.

Los Venegas poderosos
cuando Tiros heredaran
te llenó tu Pavaneras
del Museo que ahora te agranda,
y un centenar de devotos
de túnica franciscana,
el Convento Casa Grande
a tu urbanismo consagran.

El bueno de don Fernando,
el de Católica espada,
te brindaría un homenaje
(Sede Metropolitana),
que la antigua Catedral
se estuvo izando galana,
dónde si no. Te lo digo,
entre los tuyos y sus casas.

Y el grande de don Gonzalo
marcharía hasta la morada
que con justicia y largueza
conquistó con sus batallas
Al fin de últimos días
que entre los tuyos pasara.

Don Álvaro de Bazán
Almirante de la España
Donde el sol, astro gigante
Ni pretendiera abarcarla
se bautizó Realejeño
con el primor de tus aguas.

Y es Patrona de los Mares
                 de océanos sobre fragatas,
tu más bendita vecina
de un camarín que hasta espanta
pues nunca tanto prodigio
a construir se soñara.
Y como no, viejo pueblo
tenía que estar en tu casa.

A lo largo de los siglos
los linajes de más fama
te escogieron como sitio
de aristócratas moradas
con Condes de Villaalegre,
el marqués de Casablanca,
los que con justo artificio
son homónimos (Lizana,)
                    aquellos de Castillejo
de Diego de Siloe la casa,
                     el Título de Cervera
y hasta el condado de Gabia,

El prestigio de los Gor
y los Mendoza y los Alba
 que hallaron en tus dominios
los solares que habitaran
en palacios nazaritas.
O aquellos de hechuras clásicas.

Tienes mil años de vida
y más de herencia cristiana
pues si llega Jueves Santo
gozan licencia al doblarlas
si de San Cecilio se echan
a repicar sus campanas;
y si ya no hay Catedral
Santo Domingo la emplaza
por la Gloria de su porte
de carpaneles y tallas,
o allí donde casi nace
(la puerta del Sol que estaba)
                                                                    el convento de Belén.

Y el Paseo de las Palmas
es celestial caserío
de Ángeles franciscanas.
Y lo son las dominicas
catalinas y marianas
y entre mirtos palatinos
Santa María de la Alhambra.

Mil años se van contigo
y sigues cada mañana
Babel de la Judería
de católica enseñanza
de centenares de ilustres
(el Padre Suárez habla),
como antaño ya estuvieras
primerísima Garnata;
siendo el pueblo de los pueblos
siendo Madre que nos guarda,
el pellizco de la Historia,
museo de las enseñanzas,
arte de todo el estilo,
escenario de mil hablas.

Pasa adentro Primavera
en Realejeña embajada
que no hay lugar más medido
como el de esta gloria urbana
para hablar de Dios a cuestas
y de su Madre en volandas
que eres Realejo mío
¡SOL DE LA SEMANA SANTA!

2 comentarios:

Lía Vega Erao dijo...

Y es que el Realejo lo tiene todo.

Felicidades y envidia (sana) por poder expresar con tan bellas palabras...

Besos Nazaríes.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Lía, encantado de que sigas esta Alacena... Un beso nazarí, zirí, almorávide y hasta renacentista para ti también.