Visitas

martes, 24 de marzo de 2009

María Santísima del Dulce Nombre de Granada


Cuenca. Mil quinientos trece.
¡Cómo no! Los españoles
los primeros que pidieron
la fiesta del Dulce Nombre.

Y entre caprichos hispanos
con apoyos de la corte,
San Simón y sus hermanos
trinitarios, los crisoles
donde fundir amoríos
a tu advocación conforme. 

Tu día es día del mes
de septiembre, día doce.
como fueron doce tribus,
doce Patriarcas, Apóstoles,
doce planetas y meses,
doce el número de amores
que hace ya catorce años
te encargaron, porque ahondes
con tu donaire y tu gracia,
para nos y en nuestro norte.

De todo aquel siglo veinte,
ninguno de sus autores
logró Dolorosa tal
de más novedoso aporte.

Por ello, Dulce María
de cordobeses acordes,
decimonónica estampa
que nos vence y nos demole,
es tu advocación poesía
con la que nadie se asombre.

San Emilio es el joyero
y Fígares es tu corte;
de trinitario pasado
para que al futuro alfombres
con tan escueto piropo
que te llama Dulce Nombre.

No hay comentarios: