Visitas

domingo, 16 de noviembre de 2008

El Rey de España Amadeo I de Saboya

Tal día como hoy, las Cortes españolas daban el trono de la nación, hace 138 años, al hijo del rey de Italia y tataranieto del rey español Carlos III, Amadeo Fernando María de Saboya (1845-1890), rey de España desde el 16 de noviembre de 1870 (aunque fue un 2 de enero de 1871 cuando tomara asiento en el trono) hasta el 11 de febrer o de 1873, día en el que se proclamó la I República española.
La Constitución de 1869 definió a la nación como una Monarquía Parlamentaria. Ese 16 de noviembre, el Parlamento votaba. En vez de dejar en manos del hijo y heredero de la Reina Isabel II el poder, pues a él y no a otro le correspondía ocupar el trono de los leones y el Águila, el resultado fue el que sigue:
191 a favor de Amadeo de Saboya, 60 por la República federal, 27 por el duque de Montpensier, 8 por el achacoso general Espartero, 2 por la República unitaria, 2 por Alfonso de Borbón, 1 por una República indefinida y 1 por la duquesa de Montpensier, la infanta María Luisa Fernanda, hermana de Isabel II; hubo 19 papeletas en blanco. 310 votos en definitiva, de los cuales, 229 (72 %) eran monárquicos.

De este modo el presidente de las Cortes, Manuel Ruiz Zorrilla, declaró: «Queda elegido Rey de los españoles el señor duque de Aosta».

Y nos llega un rey que nunca lo sería, pues nunca sintieron el menor aprecio por él los republicanos ni carlistas, la aristocracia y Grandes de España que lo tomaron como un advenedizo, la Iglesia que sabía que Amadeo era partidario de las Desamortizaciones, el Ejército, que no estaba en posición de entregar su vida a un foráneo, que tomaba el poder de España, y por último y más importante, el pueblo, que siempre lo llamó "el spaguetti" y criticó su incapacidad para aprender español.
De modo que nos vino un rey extranjero que tuvo que lidiar con 6 ministerios distintos (¡en tan sólo 2 años!), que intentaron asesinar (19 de julio de 1872) y que era saludado al grito de "spaguetti, fuera".


Normal, absolutamente normal, que Amadeo dijera de continuo:

Ah, per Bacco, Io non capisco niente. Siamo una gabbia de pazzi, o lo que es lo mismo:

No entiendo nada, esto es una jaula de locos

Su mujer, María Victoria del Pozzo, gastó buena parte de su fortuna personal, nunca de las partidas económicas destinadas a la Corona, en obras de Caridad. Pero por contra, lo que recibió fue que al nacimiento de su segundo hijo, en España (Víctor Manuel, como su abuelo el rey de Italia), nadie quisiera ser su padrino/madrina. O por ejemplo, que Amadeo llamara en más de una ocasión a su padre para que le mandara más dinero, pues su sueldo acababa gastado en obras públicas (creyendo así que se agraciaría con los españoles) y él andaba arruinado.

Al fin, harto, abandona el país. Entró al mismo por Cartagena un 30 de diciembre de 1870. El 2 de enero de 1871 había rezado a la Virgen de Atocha. Pero los españoles no quisieron que la Virgen madrileña intercediera por el qe siempre, fue un extranjero.

No hay comentarios: