Visitas

martes, 25 de noviembre de 2008

El arte cofrade

La encuesta que a lo largo de 9 días ha estado en el lado superior izquierdo de esta Alacena, versaba sobre la originalidad del arte cofrade, que en el mundo de la Historia del Arte sería el de las mal llamadas artes menores o decorativas.
Bien, veamos el plantel de las respuestas:

*El 63, 8 % cree firmemente que es "un arte que lleva siglos anclado en el pasado".
*El 27,2 % cree que "aún puede ser original".
*El 9 % ha respondido que "no se le puede considerar arte sino artesanía".
La primera de las reflexiones que nos debemos hacer es si se trata realmente de un universo con la categoría de arte o si más bien, es un mundo de artesanos, a veces con menos crédito del que se pretende. Pues bien, proliferan talleres que basándose en la moderna y tecnológica maquinaria, borda, repuja, platea y talla. ¿Artesanía? En muchos casos ni eso, sino ejecución del siglo XXI, lejos de cualquier pretensión más allá de la meramente aparente. Sí, porque en muchos talleres de orfebrería, lo único que recibimos tras un encargo, es algo aparente, algo que da la imagen de metal precioso o semi precioso, que sólo a base de los nuevos productos de limpieza, mantiene el brillo durante un tiempo y por tanto, su aspecto de delicado y laborioso.El caso es que las artes cofrades se basan en los estilos predominantes en la España entre el siglo XVI y el siglo XVIII. Es decir, en el Renacimiento (y sus variantes como el plateresco) el Barroco o el Rococó. Repiten los modelos de retablos, grandes piezas de la platería catedralicia, los ternos bordados del clasicismo, se inspiran en la rejería o en piezas que llevan siglos repitiéndose sin pausa. Ni en el mismísimo paso del Gran Poder de Sevilla hay un atisbo original (y eso que es el primero y más antiguo) al conformarse a raiz de las obras de retablística del barroco hispalense. Las peanas de nuestras dolorosas lo que hacen es seguir las del siglo XVIII. Los bordados, quitando aquellos que se llevaron a cabo en la segunda mitad del siglo XIX, son los de las casullas, capas pluviales, dalmáticas, amitos, corporales... de hace siglos.Y en la imaginería, llevamos años rezando ante Sagradas Tallas del barroco, que luego fueron noebarroco y hoy son neo-neo barroco. Un lío.Por ello, que algo más del 27 por ciento de los que han respondido a la encuesta, crean que aún podemos ver piezs originales, toda vez que llevamos siglos copiando, copiando, copiando... Dá que pensar.
¿Podemos realmente ser originales? ¿Cómo? Tal vez olvidándonos del manido barroco, dejando a un lado lo renacentista y abrazando la contemporaneidad. Lo han intentado en Carmona, y a pocos, poquísimos, ha gustado.¿Creen que el camino del arte cofrade es al fin de cuentas el de la contemporaneidad? ¿Aceptarían pasos, orfebrerías... cubistas o bordados surrealistas? ¿La innovación casa bien con la tradicional mente cofrade?

8 comentarios:

José Santiago dijo...

David, nos estacamos en el barroco al fin de cuentas en el momento que intentes innovar tienes el freno de quien tu ya sabes.

Pitu dijo...

Que bonito el paso de Carmona, oyes.

almunecarcofrade dijo...

En verdad si tiene que innovar en el arte cofrade, pero ya sabemos quién dice no a esas cosas. Un saludo.

Francisco José dijo...

Querido y admirado David,aún sin haber participado en la encuesta(cuyas preguntas me da que dirigidas),permíteme algunas consideraciones:
-toda obra se sustenta en una creación anterior,salvo ecepcionales genialidades.
-esto no va en su demérito y alcanzará la categoria artística por su originalidad o aportación.
-que la creación cofrade se desarrolle,básica pero no exclusivamente,en el barroco no es mas que el acomodo de un pueblo a las formas que responden con acierto a sus inquietudes culturales(en todas sus expresiones)
-ciertamente que la actividad cofrade se retroalimenta de formas y estilos anteriores,pero en absoluto se puede considerar anquilosada.Es mas, es evidente el permanente desarrollo.
-una última cosa para mis anteriores comentaristas:¿quien es la misteriosa figura que determina todo?
Gracias por exponer tus inquietudes,que nos hacen reflexionar y que siga,aquí y en otros foros, por muy incómodo que resulte en ocasiones.

David R.Jiménez-Muriel dijo...

Paco, defiendes un arte que mayoritariamente se basa en la reproducción sistemática de modelos, anquilosado, sin capacidad de regeneración por decisión del que contrata y del que actúa. En esto, no me negarás, que parte de razón llevo.

Llevamos un siglo haciendo el mismo tipo de varales, cuando no reproduciendo ya en serie, un modelo qe recorre media geografía.

Y como este muchos ejemplos. Si nos vamos a la imaginería, salvo el ligero soplo fresco cordobés, y ese intento suyo por dotar de un hiperrealismo absoluto a las obras, en Sevilla, Granada y China, se hace más de lo mismo, pero más de lo que ya se hacía en 1610, por ejemplo. Cuatro siglos haciendo una y otra vez lo de siempre, hastía.

Lo malo es que la contemporaneidad casa mal con los gustos cofrades. No quiero que el arte o la artesanía se adocene y pierda lo poco que conserva, pero tampoco innovaciones a todo precio, como el paso de Carmona.

Por cierto, que yo tampoco sé quien/quienes son los que se empeñan en que esto no evolucione.

jose luis rodriguez ferrusola dijo...

me parese super feo el nuevo paso de nuestro padre le a quitado todo el respeto que cuya imagen se merecia.yo como ciudadano de carmona me da verguenza de que alguien de fuera venga a ver nuestra semana santa y se encuentre con esto

Anónimo dijo...

es horroroso y de verguenza

Anónimo dijo...

da verguenza