Visitas

martes, 7 de octubre de 2008

Teatros de verdad, sueños para Granada

Teatro San Carlos de Nápoles. Construido en 1737, es capaz de albergar 3.500 espectadores y su escenario tiene 1.156 metros cuadradosTeatro del Fénix (La Fenice) de Venecia: data de 1790, alberga 1360 espectadores y fue reconstruido de manera cientifista entre 1997 y 2003. Conviene precisar que Venecia cuenta con 270.000 habitantes.
Teatro Real Haymarket de Londres: eregido en 1720 para 4.242 espectadores (700 de pie) su espacio escénico, es de 900 metros cuadarados. Londres, en aquel entonces, no era la urbe de millones de habitantes que es hoy.
Granada. Desde 2006 se promete un nuevo espacio escénico, capaz de albergar funciones de prestigio cultural y representativas. La primera propuesta, un solar de 13.000 metros cuadrados; ya vamos por los 6.500 metros. Se necesitan al menos 1.000 para que sobre sus tablas, pueda llevarse a cabo grandes escenografías de ballet, de danza, de música, de ópera... Según los estudios responsables, por cada espectador, entre pasillos, vestíbulos y demás, corresponden 3 metros cuadrados. No debemos olvidar el hall, la explanada de acceso, la zona de carga y descarga de decorados... ¿Será este el GRAN ESPACIO ESCÉNICO QUE NOS HARÁN?Por su parte, Málaga ha contado con las mejores y más envidiables de las predisposiciones de las distintas adminitraciones; de hecho, se destinan a su Gran Teatro, 30.ooo metros cuadrados, que harán muy viable el proyecto.

Tal vez no se llegue a las cifras del Metropolitan Opera House de Nueva York, un gigante para 10.000 personas, construido en 1966 con el espacio de representación más grande del mundo:
Definitivamente; no. Es una locura que no necesita esta tierra granadina; pero desde luego, dista mucho de que el Municipal de Isabel la Católica, y sus 600 localidades, sea el buque insignias de las edificaciones culturales de Granada, por delante del cuidado pero anodino Alhambra, del nunca dotado José Tamayo, del Cívico del Zaidín... Puestos a soñar, Granada, como ciudad cultural, de tradición teatral y de rica y extensa programación en estas lides, debería soñar con grandes arquitecturas contemporáneas, o fabulosas disposiciones a la manera de la Real Casa de la Ópera de Londres, en Covent Garden, ese edificio neoclásico de 1856 con 1.600 espectadores en su barriga de lujo:


En cualquier caso, los granadinos o no sabemos llorar, o lo hacemos rematadamente mal. Estas páginas ya no alzan como antes la voz, y hoy requieren un lugar tan digno al menos, como lo es la cultura en la histórica ciudad de la Alhambra. No queremos limosneos. Bastantes nos ignoran con la Circunvalación, el Telesférico, el AVE, el Metro, la Autovía, un digno Aeropuerto, las concesiones autonómicas... No, no queremos también que este sea el nuevo teatro granadino:
Optamos por el lógico reconocimiento que esta ciudad debe recibir en virtud a sus conquistas culturales amén de las que granadinos de cuna y adopción han dado; queremos un teatro como el Wilhemine de Bayreuth, en Alemania, si esto fuera posible. En él, se rezuma Wagner y por sus reales palcos camina la hija del emperador prusiano. De 1746, su aparatosidad barroca consigue albergar 1.800 espectadores. Esta sí que es una cifra para Granada:

No hay comentarios: