Visitas

miércoles, 22 de octubre de 2008

Recónditos lugares a la vuelta de la esquina

La segunda más grande de España, la cuarta del orbe católico y el dechado de virtudes con que la dotó Diego de Siloe, hasta hacerla modelo renacentista de edificación sacra hispana. La catedral de Granada es mucho más. Ríos de tinta se han dicho de ella; pero qué poco se escribe de su luz. Al igual que los Palacios de la Alhambra, como si una mímesis hubiera dejado a un lado las diferencias de credos, es oscura al exterior e infinita de luz en sus naves y capillas.
Y así, las luces de Granada, se atreven hasta con los cupulines de las crujías del Patio de los Leones.
Son, a fin de cuentas, visitantes con fortuna...

No hay comentarios: