Visitas

miércoles, 1 de octubre de 2008

Al César, lo que es del César

Mucho antes que Tiberio usara el titulo de César, lo había llevado Cayo Julio. Cristo hace referencia a que su religión jamás será objeto de controversia con el poder civil. Si alabamos a la Revolución Francesa como creadora de la división de poderes, hemos de reconocer que antes lo hizo Cristo y así lo recogen las Escrituras. 

Julio César es el modelo de general, el preclaro hombre de guerra y el que entiende la política como el honor para la que hay que hacer méritos. Inspirador de dictadores y tiranos, subyugó al emperador Justiniano e influyó sobre el controvertido César Borgia. Su imagen perduró confundida pero aleteante en los movimientos fascistas. 

Frases suyas siguen hoy resultando de una carga filosófica innegable:

"Hoc voluerunt"  (Ellos lo quisieron) pronunciada después de la batalla de Munda en el 45 a.C. y que resume su manera de entender el arte bélico. 

"Ignavi coram morte quidem animam trahunt, audaces autem illam non saltem advertunt" (Los cobardes agonizan ante la muerte, los valientes ni se enteran de ella) 

"Malo hic esse primus quam Romae secundus" (Prefiero ser el primero aquí, que el segundo en Roma) y al fin, esta. Para cuántos tomaron su figura como la del tirano dictador, que 20 siglos después proliferó en el Mundo. 

En efecto, a César, lo que le es propio.

No hay comentarios: