Visitas

miércoles, 3 de septiembre de 2008

Propuestas a un milenario (y II)

Dedicar un lustroso monumento a Semuel Ibn Nagrella, visir, general, príncipe de las aljamas judías y poeta, no sería desdeñable. Por supuesto, en el Realejo. Una manera de honrar en el Milenario, a un personaje tan interesante como con oscuras páginas, pero que actuó con determinación como Primer Ministro granadino en favor del reino, frente a sevillanos, almerienses o carmonenses.


El espacio destinado a llamarse Puerta Real, tiene un pequeño lugar que ahora ocupan unos arriates de flores. ¿Por qué no un monumento que a la manera del barroco romano, glose alegóricamente la historia granadina?


















Así como en la "Alegoría del globo terráqueo que corona el grupo escultórico del Monumento a Cervantes en la Plaza de España de Madrid", nosotros podríamos izar otro que, con una granada al timbre, llevara relieves sobre una base troncopiramidal con personajes ilustres que sin ser de la ciudad, han dado lustre a ella por diversos motivos:

*Don Juan de Austria
*El rey Felipe IV (que por él se llama así el lugar)
*Whasington Irving (como ejemplo de visitantes que desde comienzos del siglo XIX descubrieron Granada al mundo)
*O... (pongan y sugieran otros)

De la misma manera, me parece imperdonable que en la llamada Placeta del Abad del Albaicín, donde estuvo la Puerta de los Estandartes, Granada no recuerde su pasado más glorioso con un monumento en consonancia con los modelos constructivos albaicineros y decoración que recuerde las insignias del reino y por qué no, se inscriba con los nombres de los 24 sultanes nazaríes y su periodo de reinado.

A propósito de esto, en cualquiera de los edificios de cierto porte y verdadero abandono (la Antequeruela puede ser un buen sitio, con los Museos de Falla y la Fundación Acosta por vecinos, amén del Palace) se podría instaurar un Centro de Interpretación de la Historia de Granada... Maquetas que contemplen por periodos (hasta la época moderna, no más) el crecimiento y la planimetría urbana, además de los listados de gobernantes, con sus hazañas más destacadas (quién fortificó la ciudad o quién levantó el Salón de Comares, ¿por qué no?).
Este Centro de Interpretación, con la suficiente dotación para hacerlo atractivo a escolares (sembrando futuro, se llama eso) podría incluir cosas como estas:













Y que no caigan en el olvido nombres fundamentales de la ciudad, prohombres como Melchor Almagro, Pedro de Mena, Emilio Orozco, Gallego Burín (ya tiene un monumento al que se niegan algunos a instalar) o Soto de Rojas, por citar algunos.

Pero, todos tenemos un proyecto en mente de embellecimiento urbano y de enriquecimiento patrimonial, que a la vez sea toda una empresa didáctica que recuerde perennemente a granadinos y visitantes la rica y holgada historia de un Reino que luego fue ojo derecho del español, hasta el punto de estar representado en su escudo patrio. Turno para los que cobran por pensar. Yo, de tanto en vez, haré más sugerencias.

No hay comentarios: