Visitas

jueves, 24 de julio de 2008

135 años de la República Independiente de Motril

22 de julio de 1873; La Junta de Orden Público celebra reunión, ante la falta de informaciones e imposibilidad de contacto con el Gobierno español en Madrid. El descontento de la población va a más. Hay que intentar a toda costa que no se produzcan disturbios y sean eficaces las medidas adoptadas.

Esto sucedía en España para que podamos hablar de República motrileña sin que nadie se sonría... Un 11 de febrero de 1873, Amadeo I de Saboya, rey de España, renunciaba al trono hispánico, toda vez que desde su llegada a nuestra Patria, había sido recibido con cajas destempladas. De un lado los monárquicos no lo querían, ansiosos de la mayoría de edad de Alfonso XII, auténtico heredero de la corona española; las guerras carlistas y la sublevación cubana, atosigaban al País. El rey, nunca querido, rechazaba una corona que le supuso disgustos y costes a cargo de su patrimonio personal.





El Congreso y el Senado se reunen conjuntamente, de forma que el poder es detentado por la Asamblea Nacional, los federalistas o republicanos que son exhortados mediante las palabras de Pi y Margall de esta forma: "La Asamblea Nacional asume los poderes y declara como forma de gobierno la República, dejando a las Cortes Constituyentes la organización de esta forma de gobierno". Acababa de nacer la I República española, federal, que heredaba un déficit público de 700 millones de pesetas de la época, tres guerras civiles (carlista, cubana y alfonsina) duraría desde el 12 de febrero de 1873 al 29 de diciembre de 1874 (ni dos años).

Las primeras elecciones cosecharon la participación más baja de la Historia de España, con tan sólo un 25 % del censo. Tres intentos de golpe de estado en unos meses y la declaración independentista catalana, abocaron al fracaso a la República. Esto y su incapacidad de gobierno, frente a una crisis acuciante, un ejército descontento y una población harrapienta. Las palabras de Benito Pérez Galdós son interesantísimas: "Días y noches transcurrieron sin que las Cortes dilucidaran en qué forma se había de nombrar Ministerio: si los ministros debían ser elegidos separadamente por el voto de cada diputado, o si era más conveniente autorizar a Figueras o a Pi para presentar la lista del nuevo Gobierno. Acordados y desechados fueron todos los sistemas. Era un juego pueril, que causaría risa si no nos moviese a grandísima pena. "

De la incapacidad de los políticos republicanos, se extrae este fragmento dicho por el Presidente del Consejo de Ministros, Estanislao Figueras: «Señores, ya no aguanto más. Voy a serles franco: ¡estoy hasta los cojones de todos nosotros!». Mientras se creaba el texto de la Constitución de la República Federal Española, algunas poblaciones, hartas de tanta demora y debates estériles que no producían nada, se levantaron críticamente. Fue el caso de Sevilla, que el 30 de junio de 1873, se declaró República Social. Pero lo mejor estaba por venir en julio de 1873...

Las provincias de Valencia y Málaga, se declararon independientes. Las poblaciones de Alcoy, Cartagena, Sevilla, Cádiz, Almansa, Torrevieja, Castellón, Granada, Salamanca, Bailén, Andújar, Tarifa y Algeciras, también. Y hasta los pequeños pueblos de Camuñas y Jumilla, enarbolaron su condición de "Independientes". Quedaba de manifiesto la incapacidad de una república, que poco iba a durar.

En estos términos de lo que se conoce como sublevación cantonal, los motrileños, un 22 de julio de 1873, y hasta el 26 de julio (la independencia motrileña duró cuatro días) se declararon como república, emitiendo hasta su propio sello y billete, que debajo pueden ver:

La extensión de Motril como Independiente república, fue la que sigue:

En 1870, los catalanes afincados en Motril, habían fundado el Casino republicano, que sienta las bases del republicanismo, del independentismo y de la toma de conciencia de los problemas emanentes del centralismo. Esto sin lugar a dudas serviría de sustento a lo ocurrido el 22 de julio de 1873.

Ruperto Vidaurreta de la Cámara había nacido en torno a 1853; era hijo del alcalde motrileño Fernando de la Cámara, que lo fue desde 1856. Su hermano era notario, y él, Presidente de la Camara de Comercio. Alcanzaría el grado de alcalde, y ostentó la presidencia de la corta República Independiente de Motril. Junto a Francisco Trujillo encabezará el Comité de Salud Pública, definición que adoptó el cantón independiente motrileño.

Restablecidas las conexiones con Madrid, y habiendo dado esta las pautas a seguir, el 26 de julio son encarcelados los disidentes, huelguistas y seguidores anarquistas de la AIT que se resistían, destituyéndose el Comité de Salud Pública y volviendo a sus actividades como alcalde Francisco de Paula Deco.

Había terminado la historia motrileña como INDEPENDIENTE.
La primera de las imágenes ha sido sacada de www.motril.org Mi agradecimiento

No hay comentarios: