Visitas

lunes, 30 de junio de 2008

Eurocopa 2008

44 años después, los seis kilos de metal de un trofeo anhelado, es nuestro. Aquel 21 de junio de 1964, en el Santiago Bernabeu, los Amancio, Gento, Pereda o Marcelino (gol de Marcelino, gol) tocaron la gloria...
Y hoy, 29 de junio, día de San Pedro y de San Pablo, ESPAÑA vuelve de nuevo a hacerse con el guión del triunfo... Hemos soñado con este momento; nuestra selección, desde el olvidado oro de Barcelona 92, no había traído más que desconfianza y un soniquete aprendido: "pues hasta cuartos".

Hace más de cuatro horas que somos los campeones del Continente Europeo, y todavía, las calles de Granada (imagino que como el resto de ciudades) son un clamor, coches que ondean banderas rojigualdas, legiones de jóvenes con los colores patrios en su cara... Los de la foto de arriba lo han merecido, pero yo me quejo de que un metal liso, el de una copa de 6 kilos de peso, haya tenido que aguijonear la conciencia nacional de tantos miles y miles de españoles que se acobardan de llevar los colores de su País en el día a día.
Suelo usar cinturones, pulseras, llaveros... y hasta bebo en una taza con el color de la bandera de mi Nación, de mi Patria. No soy por ello más español que nadie, ni el que no lo use lo es menos que yo. Pero me hace gracia: los que día a día nos emocionamos con España, sólo y simplemente por respirar en su aire, por defender su pasado y creer en su futuro, por llorar a los que caen cumpliendo con ella, por estremecernos con sus rincones, con sus lugares... LOS QUE NOS SENTIMOS HIJOS DE ESPAÑA, nos quedamos perplejos que los presentadores de CNN+ lleven corbatas con los colores españoles, que miles de jóvenes ondeen la rojigualda desde sus coches, que hoy todo sea una explosión de colores patrios... Mañana, los que paseemos la bandera en el haz de nuestras correas, en los cueros de nuestros llaveros, en los cuellos de nuestros polos, en la piel de nuestras pulseras, y en tantos otros, seremos fachas, centro de críticas progres, caso de ocurantismo de la izmierda...

Yo seré español hasta que la tierra de España me ahogue, hasta que en su suelo muera, hasta que respire el último de su aire, aunque ande podrido de la mugre que la dirija. Hoy no soy más español (lo siento por los que hayan exhibido hoy y sólo hoy su escondido y avergonzado españolismo) que ayer, o que mañana, pero reconozco que cuando la borrachera de triunfalismo pase, cuando de nuevo la bandera sagrada de España se esconda en el baúl de la desmemoria, me habré quedado con imágenes extraordinarias: millones de españoles ejerciendo de españoles.

Al menos, esta de abajo, ha removido en el dormido sentimiento de los españoles

ESPAÑA CAMPEONA... VIVA ESPAÑA, VIVA SU SELECCIÓN DE FÚTBOL

1 comentario:

Carlos Jiménez Cabrera dijo...

ssniff... me he emocinado y todo coño! Viva España!!!