Visitas

lunes, 26 de mayo de 2008

Balance de Fin de Fiesta, por David García Trigueros

Ha terminado la Feria, gracias. Taurinamente hablando ha sido, a mi juicio un fracaso, aunque seguro que para María Dolores Martínez, crítica taurina de la prensa especializada, está pletórica y henchida después de una feria antológica donde un año más, y ya van unos pocos, el Circo Monumental – que más quisiera parecerse al Soleil – erige como triunfador triunfante y triunfalista por sus triunfos al local David Fandila “El Fandi”.

Antes que nada quisiera darle un pequeño repaso a la amiga María Dolores.
Vamos a ver, encanto… ¿Tienes la Licenciatura en Periodismo? Si la respuesta es afirmativa, créeme, perdiste el tiempo en la Facultad; y sino es así como periodista, o al menos en tu faceta taurina estás vendida al peso y por ende se te puede considerar inane. Todo muy bien escrito pero sin el menor sentido de la crítica.

Yo no tengo la carrera de Periodismo, es más sigo cursando mis estudios, pero al menos intento darme un baño periodístico a diario, o por lo menos siempre que escribo, e intento ser ecuánime siempre que el sentido común me lo permite, aunque sea el menos común de los sentidos. Una cosa es que se te vea un poco el plumero porque te guste fulano, mengano o zutano y siempre intentes echarles una mano con tu benévola y aduladora pluma y otra cosa es lo que vienes escribiendo en Mundotoro.com, sólo te ha faltado considerar a “El Fandi” como inventor de la Tauromaquia. Creo que adoleces el síndrome de Molés (cf. “veneración al mejor postor”). Recomiendo que se tome esto como una crítica basada en el sentido figurado no hay que tomarlo al pie de la letra…

Por otra parte, y volviendo al balance en conjunto de este eucarístico periplo festivo en el que Granada ha estado sumergido podríamos empezar con la sempiterna cuestión del respeto que merece la afición granadina. Desconozco exactamente el número de abonados del que cuenta la Real Maestranza granadina porque ello seguramente dilucidara el número más o menos concreto de los buenos y reales aficionados que posee el coso de la avenida del Doctor Olóriz. Aunque podríamos extraer que ante el patetismo irradiante por parte del populacho que suele completar el aforo del ruedo granadino sólo vaya el aficionado a los festejos de interés patente y de una configuración puramente taurófila – de lo que descartamos prácticamente todo el abono; este año podía salvarse con el Juli-Manzanares-Talavante -.

Y es que, sinceramente, los resultados hablan por si mismos. Si en el resto de ciudades la gente bebe en Granada se empeñarán por ser Boris Yeltsin; si los demás corren en Granada, como Fernando Alonso; y si los demás son tontos, pues aquí como Forest Gump. ¡La cuestión es superarse! Y en Granada, por lo menos en los toros, se consigue.
48 orejas y 2 rabos se han cortado a lo largo de 11 espectáculos, a lo que se deduce un promedio de 4 orejas por tarde. ¿Qué cachondeo es este? ¡Aquí corta orejas hasta el apuntador! Un capotazo, una oreja; un muletazo, una oreja; cincuenta pinchazos pero eres guapo, el rabo – se sobrentiende que es el del toro -. Y así vamos. ¡Normal, si hasta a “El Fandi” las charangas le tocan la “Marcha Real” que nos puede extrañar y sorprender en este totum revolutum? Y ahora, señores, dejando al lado la sátira y formalizando la cuestión, por que es serio de lo que hablamos, quiero expresar públicamente la intención que debe de manifestar próximamente la Autoridad competente al respecto en esta cuestión, que puede ser decisiva para el recto proceder de la afición de los toros de esta Muy Noble, Muy Leal, Nombrada, Grande, Celebérrima y Heroica Ciudad de Granada.

En el pregón taurino que emitió a principios de la Feria el periodista de Canal Sur Radio, D. Juan Ramón Romero, alimentaba éste y azuzaba al nombramiento de la Plaza de Toros de Granada como Plaza de Primera Categoría (es decir, importante. Madrid, Sevilla, Barcelona, Bilbao…lo son). A mi me parece buena idea. Granada recobraría un papel importante en el mundo de los toros, se constituiría como referencia en lo taurino en cada temporada, pero tal y como estamos, lo temo.
Lo temo, señores aficionados, porque para que la gente nos respete tenemos primero que hacernos respetar nosotros, hay que saber vestir, saber comportarse, saber actuar. Y Granada, visto los visto, y con gran pesar, no lo está. No tiene una educación taurina como para conceder el honor de ser nombrada y considerada Plaza del grupo especial. Si aplauden a lo vulgar y no entienden la expresión suprema de la Tauromaquia de manos de uno de los 5 mejores toreros de toda la Historia – ya éste es ya el segundo año consecutivo – podemos ir plegando, entre ellos el Palco Presidencial, que a priori, son los que deben ser competentes en la materia.
En cuanto a la configuración de los carteles, digamos que está hecho a medida del espectador medio de Granada; toreros para buscar el máximo rendimiento con el menor de los esfuerzos. González de Caldas, que de empresas sabe mucho pero de toros ni pajolera idea, da fe de ello. Abaratar cuanto sea los carteles y sacarles el máximo jugo. Tres tardes de “El Fandi” aseguran recuperar las pérdidas de otros festejos con mucho más contenido. El aficionado se cabrea, se resigna, pero traga.

Señores del Ayuntamiento y Diputación o a quien competa la adjudicación de la Plaza de Toros plantéense el no hipotecar a la afición; establezcan cánones sensatos de adjudicación, pliegos razonables y pensados para impulsar la Fiesta, que con esta gente nos quedamos sin toros en dos telediarios de la Cuatro.
¡Reflexionen, por Dios, Reflexionen

1 comentario:

JUANJO dijo...

Sr. Garcia Trigueros: por leer su comentario muy ecuanime y me atreveria a decir "docto" articulo; por escribirlo en el blog que lo escribe y por ser y llevar el nombre de mi siempre gran amigo, herencia familiar, David, estoy en total acuerdo con ud.
He de decirle que en seis años y no les cuento los anteriores a mi "me echaron de ver toros en Graná. Me echó la empresa; me echó un presidente (¿) que creo se apedillaba Montero y me echó parte del publico. En mas de 15 años solo asistí al coso de doctor Oloriz para ver hace seis años a J.Tomas y hace un año para presenciar el mano a mano Castella-Talavante.Tambien estoy "retirado" de mi nueva plaza motrileña, si plaza se le puede llamar, que esa es otra, y ello debido a que en proporcion no hay en el mundo plaza, que haya otorgado mas orejas, mas rabos y mas indultos que la de mi Ciudad. Veré toros si puedo yo y mi cartera por otros andurriales.
Dele un abrazo al "NIÑO" (Con mayusculas) de mi parte y para ud., un saludo.