Visitas

lunes, 7 de abril de 2008

El Greco

Tal día como hoy, de hace 394 años, fallecía a la edad de 73 años, Doménikos Theotokópoulos, o si lo prefieren, Δομήνικος Θεοτοκόπουλος, más conocido como "El Greco".
Nacido en la griega isla de Creta, entonces bajo dominio de la "Serenísima", la República de Venecia, su lugar de origen le valdría el sobrenombe con el que se dio a conocer en el mundo de las artes pictóricas.

Empezó pintando iconos del gusto bizantino, y con 26 años se traslada a Italia donde bebe de la pintura veneciana de Tiziano y Tintoretto, y de la romano-florentina del genial Miguel Ángel. Siempre se consideró de la escuela del Véneto, y en su prodigiosa paleta de colores vivos y atrayentes, basa la calidad de sus obras.
Convertido al catolicismo, pues era ortodoxo, en Italia abandona la pintura sobre tabla y las formas propias del mundo bizantino, por la fabulosa sensación cálida de lo veneciano.

Allí, descubre el taller de Tiziano Vecellio, y con él aprende la técnica del óleo sobre lienzo, el dibujo correctísimo y el aparatoso proceso de color tan propio del círculo de Venecia.

Llegado a España en 1577 y asentado en Toledo, aquí deja muestras de su enorme capacidad compositiva, su estática ejecución y su trabajo de taller. Considerado el mejor pintor del manierismo, valga este detalle de una de sus obras sin necesidad de presentación, para catapultar a la gloria de las artes a este autor:

Pincelada suelta, figuras alargadas, fluidez en la paleta, intensa espiritualidad, sorprendentes efectos de color e iluminación... Es el estilo de Greco. Y valga aquí su última obra, como homenaje a una de las figuras trascendentales de la historia universal del arte.

No hay comentarios: