Visitas

jueves, 1 de noviembre de 2007

LA CAPILLA SIXTINA





Esta Capilla, a la derecha de la Basílica Vaticana y ubicada a continuación de la "Scala Regia", servía como lugar de culto a los habitantes de la fortaleza vaticana. Tiene forma rectangular, mide 40,93 m de longitud por 13,41 de anchura (las dimensiones del Templo de Salomón según el A. T.), su altura es de 20,7 m. y debe su nombre al Papa Sixto IV, que promovió su contrucción entre 1471 y 1484. Llamada primitivamente Capilla palatina (la Capilla del Palacio), su arquitecto fue Giovanni Dolci y hoy día sirve de escenario al cónclave del que resulta elegido el Santo Padre, así como la proclamación y coronación de este como Papa de la Iglesia.





Tal día como hoy, cuando la Iglesia Universal celebra a todos los santos que en su historia han sido, cuando de bien nacidos es recordar a los que ya no están con nosotros, y a diario, (mas hoy aún con mayor ahínco que el resto del año, d.e.p.), se celebran los 495 años de la inauguración de la Capilla Sixtina, después del trabajo cumbre del genio Miguel Ángel Buonarrotti.








La bóveda de la Capilla Sixtina estuvo decorada con un cielo de estrellas sobre fondo azul, obra de Pier Matteo d´Amelia, desde su construcción en 1484 hasta la intervención de Miguel Ángel entre 1508 y 1512. El techo de la Capilla Sixtina se divide en varias secciones: La bóveda, que recibe las escenas del Génesis; los lunetos y enjutas laterales, para los antepasados de Cristo; los triangulos, donde lucen los profetas y pechinas, con las cuatro historias de la Salvación del pueblo de Dios, entre ellas, la más bella y célebre: La Creación de Adán:



Casi cinco siglos después, millones de personas cada año. siguen descubriéndose ante la impresionante genialidad pictórica de Miguel Ángel, el mayor de cuanto nombres tiene el arte, y que por su prolífica capacidad de creación, sólo uno puede seguirlo, a distancia, sí, pero tras él, el granadino ALONSO CANO. Y es que, no es mal día, para recrearse con EL ARTE
Y TAN CENTENARIA EFEMÉRIDES.

No hay comentarios: