Visitas

viernes, 2 de noviembre de 2007

FELICIDADES, SEÑORA


El 2 de Noviembre de hace ahora 69 años, nació Sofía Margarita, Victoria Federica de Glucksburgo, en el palacio Real atenienese. Descendiente de los reyes Catalina la Grande, Isabel de Hungría, Ricardo Corazón de León, Victoria I de Inglaterra, Guillermo II de Alemania, e hija de los príncipes de Grecia y Hannover, Pablo y Federica.


Arqueóloga, pediatra, musicóloga, siete veces investida doctor honoris causa (Universidades de Valladolid, Bogota, Évora, Nueva York, Georgetown, Oxford y Cambridge), Presidenta de la Fundación Reina Sofía (que con extraordinaria delicadeza y humanidad se preocupa del Alzheimer y las microfinanzas para los más desfavorecidos), da su nombre a la Escuela Superior de Música de España, el Museo y Centro de Arte Contemporáneo por excelencia de la nación, o el Palacio de las Artes de Valencia.

Académica de honor de las Reales Academias de Bellas Artes de San Fernando y de la de Historia, su actividad fundamental se desarrolla en temas de investigación científica y de promoción de iniciativas y acuerdos de cooperación diseñados para prevenirlas o paliar los efectos de la pobreza. Presidenta honoraria del Comité para la Educación y Cuidado de los Discapacitados, del real Patronato para discapacitados y de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción, al hablar a la perfección el español, griego, inglés, francés y alemán, son continuas sus conferencias, seminarios y colaboraciones en los programas de desarrollo de la mujer rural y la expansión empresarial de las capas sociales más desfavorecidas a través del microcrédito, así como la dedicación y atención especial a los problemas de la infancia y la mujer.

Amante de las artes, por encima de todas está la música. Su melomanía incuestionable, labró su profunda amistad con músicos de la talla de Mstislav Leopóldovich Rostropóvich, el mejor violonchelista de la historia, y que hace seis meses falleciera. La otras dos grandes pasiones (familia aparte) son el deporte, ya que nada menos que le cupo el honor de ser jugadora olímpica y ESPAÑA, de la que es Princesa desde 1962, y Reina desde 1975.

Mucho le deben nuestras instituciones a su inigualable actitud diplomática y las relaciones internacionales españolas a su labor. Es embajadora envidiable, la mejor anfitriona, dechado de sencillez a pesar de que por sus venas corran varias dinastías europeas. Culta hasta la extenuidad, elegante, discreta y preocupada socialmente, se ha convertido, en estos 30 últimos años, en una de las más claves figuras de la historia sociopolítica española. A juicio de muchos (de los que saben, claro), una de las reinas más influyentes y de mayor calado público, y con diferencia, la más preparada de todas. Impagable, insisto, impagable, la labor de esta mujer que vive en el marco político más falaz y atroz de la Europa democrática y desarrollada, y aún así, se empeña día a día, infatigablemente, en mejorar este orden social español que ha tomado como suyo.

A ella le debe la familia real mucho; seguro que en materia protocolaria, en trato cercano y próximo al pueblo, en cultural general, amor a las artes y práctica deportiva. ¿Qué hubiera sido de nuestra corona sin ella?

Su Majestad, en el día de su 69 cumpleaños, gracias por la implicada labor para con los españoles. Gracias por acompañar a nuestro Rey en estos tiempos y en estas lides. Y gracias, Sofía de España, por ser más española que muchos ingratos que aquí nacieron.

Felicidades doña Sofía. Felicidades, España, por esta Reina.

No hay comentarios: