Visitas

martes, 30 de octubre de 2007

MIL AÑOS DEL REINO DE GRANADA


Sería a partir del año 1012 cuando Granada se convierte en capital de un reino independiente, que alcanzaría los 25.000 kilómetros cuadrados de extensión.

Luego, los almorávides la hacen capital de su Estado en la Península Ibérica. A partir de 1238, la grande, la histórica , la bien nacida Granada, es la primera de las ciudades, la capital, la incuestionable de los nazaríes... La última posesión musulmana en Europa, la llena de riquezas monumentales, la que posee corte de cultura e intelectualidad, poetas, la más avanzada medicina de la época y los diplomáticos símbolos de la modernidad.

Granada la de los artistas, la de los médicos, astrónomos, la Granada de los ingenieros, de una universidad del siglo XIV, de progreso envidiable y la que se erigía por encima de las demás urbes de la época.

Y de aquí a poco, son mil los años de un reino que abarcó territorialmente hablando las actuales provincias de Almería, Granada y Málaga, territorios limítrofes de Murcia, Jaén y la línea costera gaditana hasta Tarifa. Conviene escuchar al inmenso erudita Emilio de Santiago:



DIARIO IDEAL, 29 DE OCTUBRE DE 2007
Emilio de Santiago, Arabista: «Me parece algo cómico»«El milenarium me parece cómico y una forma de instrumentalizar la historia». Emilio Santiago no comparte la iniciativa lanzada el viernes por el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, porque no responde a los hechos reales de la historia de Granada. «Por qué el reino de Granada nos dicen ahora que empieza en 2013 cuando ya en la época judía se hace referencia a la Garnata del siglo VIII». Este reputado historiador tampoco comparte el trasfondo de una iniciativa lanzada para impulsar la idea de la buena convivencia entre las religiones cristiana, judía y musulmana. «No sé si se atreverán a conmemorar la matanza de seis mil judías ordenada en aquella época. Nos han vendido la buena convivencia de las tres culturas y no tiene nada que ver con la realidad de los hechos descrita en los libros de historia. ¿Qué necesidad hay de forzar la historia? No se nos puede tratar como idiotas», concluye.

Cierto don Emilio, los que no saben de historia y la reescriben, han creado una mítica leyenda de convivencia y paz entre religiones y culturas. Tan falso como las promesas socialistas para la provincia. Pero eso no quita que el pasado musulmán granadino fue enriquecedor, próspero y mucho más luminoso (dentro de la oscuridad medievalista de Europa) que el de otros históricos territorios de la actual España.

Aunque eso sí, si vale la celebración del milenio para que se cumplan las promesas que nos han hecho, caso de las dos autovías de la Costa, la segunda circunvalación o Ronda Este, la autovía Granada-Córdoba-Badajoz, el gran espacio escénico, el AVE, el trazado de las comunicaciones metropolitanas, la recuperación inteligente de la Fundación Lorca y la restauración, conservación y puesta en valor del patrimonio histórico, que SE CELEBRE, POR DIOS Y POR GRANADA...

No nos engañen por enésima vez, señores de la Junta de Andalucía, que esta tierra ha dejado de ser la del maná, la cultura, la que paría intelectuales y artistas, a la que aguanta como Titán las necedades políticas que emanan de Sevilla. BASTA YA y que esto sea por Granada, por su historia y su futuro.

No hay comentarios: