Visitas

miércoles, 24 de octubre de 2007

La Universidad de Granada


Tiene 477 años de historia, que ahí es nada, y representa nada menos que el 10% de la economía de toda la provincia de Granada, de modo que imaginen lo que es para la marcha de la capital.




De ella dicen que está entre las 400 mejores universidades del mundo, y la competencia es dura: eso sí, es la primera de España en Premios fin de Carrera, la sexta del país y primera de Andalucía en investigación, está a la cabeza de toda Europa en intercambio de estudiantes (con el Premio Erasmus de la Unión Europea) y también ocupa el honroso primer puesto de las universidades de toda España en movilidad estudiantil (en las Becas Séneca).




El 12% de sus estudiantes son extranjeros, y en sus programas docentes, se encuentran representados 16 idiomas distintos. Esta Babel enorme, mantiene una de las notas de corte más altas de la nación y la primera de Andalucía, y le cabe el honor de ser la única que crece año tras año, hasta llegar a casi 60.000 estudiantes. Es la que mayor número de programas de doctorado y másteres oficiales de calidad tiene de entre sus iguales del territorio peninsular, y luce la excelencia europea, o sea, que tiene reconocimiento universal de sus estudios y sus programas.




La Universidad de Granada, es historia y futuro, magnífico presente y digno representante de la cultura entre continentes (porque es puente de alumnos de remotos lugares) y del pulso cultural de la ciudad de Granada. Haber estudiado en ella es un privilegio. Hay, por lo menos, que seguir manteniendo esta batería de excelencias, virtudes y méritos que la hacen referente de los estudios superiores en España y verdadera máquina de la intelectualidad en la región y por supuesto la provincia.




Como quiera que se celebran elecciones a Rector, para no incurrir en un inmovilismo interesante, para apostar porque la nuestra sea aplaudida más si cabe en el resto del mundo (lo siento, ninguna otra de Andalucía puede presumir de la buena fama de la nuestra) y por mor a que de ella salga un futuro mejor que el presente en esta Nación, el voto de cuantos tienen derecho a este en tan arriesgada elección, debiera ser meditado, ponderado y muy reflexivo. Por mi parte, me agrada la candidatura de Francisco González Lodeiro, que avalan la flor y nata del profesorado, ex-rectores y catedráticos de la centenaria institución. He leído con agrado su programa, el de Payá... y con él me quedo.




Porque confío en docentes de la talla de López Guadalupe-Muñoz, de Francisco Sánchez Montes, y porque creo que cumpliendo medianamente lo que expone, esta Universidad seguirá siendo uno de los pocos motivos para estar orgulloso de nuestra provincia. Los otros, su historia y patrimonio. Enfrente de lo bueno, los de siempre...





Porque Granada sí merece una Universidad mejor. Hay que reflexionar. Y entre todos, hacerla grande

1 comentario:

Anónimo dijo...

Ay que me da la risa. Qué cifras más bonitas. Veo que Lodeiro y Payá esconden el informe de COTEC de 2006 que no sitúa en el puesto 34 en España (de 40). Que lejos han quedado los tiempos de la gloria de la UGR y qué fácilmente se maquillan los datos por parte de los interesados en seguir chupando del pastel. Sólo hay dos candidatos, el que de verdad se propone llevar a la UGR a los primeros puestos, llamado Antonio Campos, que al menos le pone pasión y ganas a su discurso, y los otros 3 que nos dirigen hacia el iceberg (eso es lo que han estado haciendo hasta ahora). No te dejes engañar... o al menos no tan fácilmente