Visitas

martes, 30 de octubre de 2007

ESPAÑA, VA MUY MAL


No, señores, no... No les pienso contar lo mucho que están pasando los catalanes gracias a una ministra que cree ser más valiente por no dimitir (que ahora parece que se es un cobarde por no admitir los fallos) y a un `presidente que desde que nos contó la milonga de Irak y se trajo las tropas (para luego mandarlas a otras tantas guerras), no da pie con bola el hombre.

No quiero contarles nada de esto, y les doy descanso "memorio-histórico", aunque queden muchos más capítulos que son fruto de meses de investigación y búsqueda en diarios, publicaciones y ediciones bibliográficas especializadas.



Les hablo de datos económicos espeluznantes, al menos para los que tuvimos depositada nuestra esperanza e ilusión en la imparable marcha económica española bajo la dirección del gabinete Aznar, (y esos datos no ofrecen posibilidad de discusión) para atender ahora, testigos mudos, a cifras e informaciones como las que les traigo a continuación:

-El número de desempleados supera la cifra psicológica de los 2 millones, superior al de la etapa de gobierno de 1996 a 2004.
-El tipo de interés es sensiblemente mayor, lo que incentiva el endeudamiento familiar español, el de más alto porcentaje de la historia democrática nacional.
-La crisis de la construcción restará 1,2 puntos del PIB a partir de 2008.
-
España tiene por delante hasta 19 países europeos en la facilidad para crear empresas.
-
España pierde 16 posiciones en el ranking mundial de libertad económica.
-Hemos perdido el 8º puesto del ranking de la economía mundial conseguido con Aznar, a favor de Canadá.
-Las expectativas de crecimiento se han visto recortadas por el propio Ministro Solbes, como así este reconoció.

España va mal, o mejor dicho, más mal que bien. Esa debiera ser nuestra memoria, la vista puesta en el futuro y en las ansias de progreso, de una nación maltrecha por los desvaríos de algunos, que ya empiezan a oler a cortinas disuasorias para que nadie se fije en que las cosas cambian a peor. Pues eso, mientras las rentas son cada vez más precarias, a gastar dinero en memorias...

No hay comentarios: